La gran mayoría de los aspectos que engloban la práctica de ciclismo pueden mejorarse con la experiencia, y los descensos no son la excepción.

El descenso o la bajada suele ser uno de los momentos más conflictivos para los ciclistas durante cualquier rodada que incluya pendientes.

Y aunque un gran número de ciclistas no valoran la importancia de las bajadas como se debe, lo cierto es que, de trabajarlo adecuadamente, no solo ganarán en seguridad, sino que también podrán llegar a aventajar a los demás competidores cuando se trate de una carrera.

Si bien la mayoría piensa que las carreras que incluyen pendientes se ganan en las subidas, los expertos apuntan que los descensos pueden llegar a ser igual o incluso más importantes.

Te recomendamos: Lo que debes saber antes de practicar ciclismo de ruta

Para trabajar las bajadas y descender de forma más eficiente y segura, especialistas recomiendan seguir algunos consejos:

1 Chequeo.- Es fundamental checar la bicicleta antes y después de cada salida. Los frenos se desgastan poco a poco, y lamentablemente muchas veces los ciclistas no se dan cuenta de cuándo ya no están en condiciones óptimas.

2 Llantas.- Es aconsejable colocar llantas anchas a la bici si se desea un poco más de seguridad. La superficie de contacto es mayor y esto mejora el agarre de la llanta con el piso.

3 Frenar.- Lo recomendable es frenar un poco justo antes de entrar a una curva. La inercia misma del descenso ayudará a los ciclistas a salir de ella.

4 Rebase.- Se debe tener cuidado al rebasar. Es importante no invadir el carril contrario si la carretera es de dos carriles, y si es de uno, tener extrema precaución al cambiar de carril. Si es posible, se debe indicar con un grito al rebasar.

5 Mirada hacia delante.- Durante un descenso algo inesperado puede hacer que se frene de golpe, perdiendo fluidez y velocidad. Para evitarlo, es recomendable mantener la mirada siempre hacia delante, advirtiendo con ello posibles obstáculos.

 

Fuente: Triatlón Online

Comments

comments

Compartir