Una característica que comparten la gran mayoría de los corredores -profesionales o amateurs-, es la búsqueda de nuevos retos.

La conformidad no suele ir de la mano con los corredores, ya que casi siempre buscan nuevas metas por romper, para superarse a sí mismos.

Es por ello que existen diversas pruebas físicas. Si bien los maratones son considerados como una verdadera prueba de fuego, superar una de estas competiciones provoca en algunos corredores hambre de más.

Te recomendamos: 5 aspectos que pocos saben sobre los triatlones

Es aquí donde hacen su aparición los ultramaratones.

¿Qué son?

Técnicamente, se considera como un ultramaratón a toda aquella carrera que implique superar un recorrido mayor al de de un maratón tradicional, es decir, 42.195 metros. Las distancias más comunes de ultramaratones son de 50 km, 80 km, 100 km y 160 km.

¿Cuántos tipos hay?

El formato de esta clase de eventos es muy variado, por lo que resulta imposible enumerar todas las variantes de ultramaratón que existen.

Sin embargo, los más comunes incluyen eventos de circuitos cerrados (que implica dar varias vueltas a pistas de distancia corta), carreras de un punto determinado a otro, eventos que además de correr implican realizar diversos desafíos, y carreras en zonas donde las condiciones climatológicas representan un reto por sí solas.

Además del tipo de distancia, otra de las principales variaciones de los ultramaratones es el tiempo. Ya que existen carreras que tienen una duración de 24 horas, e incluso algunas que duran varios días, las cuales forman parte de una especialidad de ultramaratón conocida como ‘Multiday’.

¿Están reguladas estas competiciones?

La Asociación Internacional de Ultracorredores (IAU, por sus siglas en inglés) es quien organiza los campeonatos mundiales de varias distancias de ultramaratón, incluyendo las pruebas de 50 km, 100 km, 24 horas y ultracarreras por trail, mismas que también son reconocidas por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés).

 

Fuentes: En dónde Correr, Runner’s World

Comments

comments

Compartir