Correr en cinta es una actividad que ven con cierto recelo algunos runners. Esto se debe a que existen una serie de mitos alrededor de esta práctica, la gran mayoría de ellos mal fundados.

Lo cierto es que, aunque correr al aire libre brinda ese sentimiento de libertad que no puede ofrecer correr dentro de una casa o gimnasio, valerse de una cinta para entrenar, ya sea por comodidad, en los comienzos de un programa de acondicionamiento físico o en condiciones climatológicas adversas, no implica ningún problema.

Uno de los principales mitos es que correr en cinta conlleva un mayor riesgo de sufrir lesiones. Falso. Diversos estudios han encontrado que no existe mayor diferencia en el movimiento que se realiza corriendo sobre una cinta en comparación con el realizado cuando se corre al aire libre.

Te recomendamos: 7 cosas que no sabías sobre el running

Como ocurre con todas las opciones, correr en cinta tiene sus ventajas y desventajas, mismas que a continuación te compartimos:

Ventajas

-Libertad de horario y protección ante fenómenos meteorológicos. Si cuentas con una cinta en casa, no dependerás de ningún horario para entrenar. Además no deberás preocuparte por salir a correr en días lluviosos o con algún otro inconveniente relacionado con el clima.

-Incorporación de programas de entrenamiento. Gracias al control que poseen estas máquinas, podrás variar tus rutinas de entrenamiento con mayor facilidad. Asimismo puedes valerte de la opción de pendiente con la que cuentan, para esforzarte aún más.

-No hay obstáculos. Te podrás centrar plenamente en el ejercicio, sin preocuparte de los obstáculos del camino, como los automóviles, el cruce de avenidas o los peatones.

-Libre de cargas. Puedes hidratarte cuando lo desees sin necesidad de llevar cargando el agua. Esto puede generar un mayor rendimiento.

-Compatible con otras actividades. Mientras realizas tu ejercicio en la máquina de correr puedes checar correos, ver videos o estar leyendo sin preocuparte.

Desventajas

-Monótono. Con el tiempo, puede resultarte monótono y aburrido correr solo sobre una cinta.

-Quemas menos calorías. La intensidad no es la misma que correr en la calle, por lo que tiendes a quemar menos calorías.

-Costo elevado. Adquirir una máquina de correr requiere de una buena inversión. Además, se requiere tener suficiente espacio para colocarla.

-Limita tus movimiento. La cinta de correr no te permite dar la zancada ni el movimiento de brazos libremente debido a la limitación del espacio.

 

Fuentes: Runnea, Guia Fitness

Comments

comments

Compartir