La bicicleta estática puede convertirse en tu mejor aliada dentro de un plan para eliminar grasa o mejorar tu condición cardiovascular. Se trata de una herramienta ideal para practicar rápidas e intensas sesiones de ejercicio desde la comodidad de tu hogar.

Sin embargo, los detractores de la bici estática tienden a tener como principal queja lo aburrido que puede llegar a ser pedalear estando siempre en el mismo lugar.

Lo cierto es que esto depende de qué tan variadas e intensas sean las sesiones que practiques. Existen opciones que harán que el trabajo encima de una bici estática sean de todo, menos aburridas.

Te recomendamos: 3 intensas y divertidas rutinas para correr en cinta

Algunos tips para sacarle el mayor provecho a una bicicleta estática, sin aburrirse en el intento, son:

1 Realiza entrenamiento de intensidad moderada.- Si eres nuevo en la actividad física y deseas evitar las lesiones, la mejor idea es programar una rutina de entrenamiento que incluya un mínimo de 30 minutos de ejercicio cardiovascular a intensidad moderada entre cinco y seis veces a la semana. Pedalea en la bici estática suavemente, aplicando un esfuerzo del 50-70% de tu frecuencia cardiaca. Si no puedes realizar 30 minutos seguidos, puedes dividirlo en intervalos de 10 minutos.

2 Entrenamiento de alta intensidad.- Al subirte a la bici estática, incrementa el nivel o la resistencia. Así lograrás quemar más calorías en menos tiempo. Pedalea así durante 20 o 30 minutos, tu ritmo cardíaco se elevará hasta un 75-85% de tu máximo. Al final, terminarás exhausto y resoplando, además de sudar bastante, pero el esfuerzo habrá valido la pena.

3 Entrenamiento de intervalos.- Considera incluir esta modalidad de entrenamiento en dos o tres sesiones por semana. Al momento de entrenar con intervalos sobre la bici estática, debes tener en cuenta los siguientes consejos:

-Calienta durante 5 o 10 minutos a intensidad baja. Sentirás como se van calentando tus articulaciones e incrementando tu flujo sanguíneo. Tu ritmo cardíaco también empezará a aumentar paulatinamente.

-Pedalea durante 1 o 2 minutos a una intensidad alta y poniendo gran esfuerzo sobre los pedales. Sentirás como aumenta tu ritmo cardíaco y comenzarás a resoplar.

-Vuelve a un nivel de esfuerzo menor durante 1 o 2 minutos. Sentirás tu ritmo cardíaco y tu respiración cada vez más controlados.

-Alterna un alto nivel de intensidad con un nivel bajo realizando de 10 a 15 ocasiones. Uno de los beneficios del entrenamiento de alta intensidad con intervalos es que pierdes una considerable cantidad de grasas en un periodo corto de tiempo.

-Concluye la sesión con un pedaleo ligero durante 3 y 5 minutos para relajar las piernas y recuperarte.

 

Fuente: Guía Fitness

Comments

comments

Compartir