La edad suele ser usada muchas veces como un limitante para realizar varias acciones, entre ellas la actividad física. Sin embargo, aunque es cierto que las capacidades físicas van en detrimento con el tiempo, nunca es demasiado tarde para beneficiarse con la práctica de ejercicio.

Correr, como cualquier otra actividad física, tiene la gran peculiaridad de no discriminar a la hora de ofrecer beneficios: sus aportes pueden ser disfrutados por niños, jóvenes, adultos mayores, mujeres, hombres, quienes se ejercitan a diario, quienes lo hacen un par de días a la semana, etc.

Te recomendamos: 5 valiosos consejos de entrenamiento para corredores principiantes

Cualquier edad es buena para comenzar a realizar deporte, como correr. Así lo demuestran diversos estudios médicos.

Correr después de los 40

Los 40 son vistos por la mayoría de personas como una barrera difícil de superar. No obstante, correr puede ayudar a tomar esta transición de una mejor manera.

El simple hecho de implementar algunos hábitos en su vida diaria, permite a los corredores veteranos seguir rindiendo en los entrenamientos y correr todos los kilómetros que deseen.

El primer consejo que emiten expertos es aceptar que nuestro cuerpo ha cambiado, y que se necesitan algunos ajustes para rendir tal y como un corredor más joven lo hace.

Los principales tips que se recomiendan llevar a cabo son:

1 Aumentar el descanso

Sencillamente porque a esa edad el cuerpo demanda un mayor descanso después de un entrenamiento intenso. Algunos corredores profesionales mayores de 40 suelen dormir de 10 a 12 horas cada noche, e incluso toman una siesta por la tarde.

2 No dejar de hidratarse

Con el paso de los años el nivel de sudoración baja, así como la sensación de sed, pero esto no significa que el cuerpo requiera de menos líquido. La hidratación debe mantenerse contante.

Los corredores veteranos necesitan tener una estrategia de hidratación que se ajuste a sus necesidades, y deben mantenerse ingiriendo líquidos durante todo el día.

3 Realizar entrenamiento de fuerza

Estudios han confirmado que el nivel de masa muscular se reduce después de los 40 años, especialmente en personas sedentarias. Sin embargo, los entrenamientos de fuerza y movilidad pueden revertir dicha situación.

Incluir entrenamiento de fuerza un par de días a la semana ayudará a mantener óptimos los niveles de masa muscular, además de fortalecer huesos, articulaciones y mejorar el equilibrio.

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir