El deporte y la actividad física son una de las mejores armas que existen para lograr una óptima salud y bajar de peso.

En este último aspecto, aunque muchas personas tienen la duda, nadar sí es un buen medio para perder peso, la clave está en la intensidad.

Para poder perder peso, es necesario gastar más energía de la que consumimos. Para lograrlo con la natación, se debe evitar el trabajo ligero y continuo. Ya que si bien el ejercicio aeróbico de baja intensidad aporta grandes beneficios, no es el más recomendado para bajar de peso.

De acuerdo con expertos, se puede quemar una gran cantidad de calorías nadando, siempre y cuando se emplee la intensidad adecuada.

Te recomendamos: 4 increíbles beneficios de combinar yoga y natación

Esto se debe a que al trabajo muscular que se necesita para moverse en la piscina, se le suma el efecto térmico que supone mantener la temperatura corporal estando en el agua. Asimismo, las personas que presentan sobrepeso no verán comprometidas sus articulaciones, ya que no van a sufrir impacto.

Recomendaciones

El principal consejo para quemar grasa nadando es llevar a cabo rutinas que resulten exigentes, como por ejemplo:

1 Nadar 1,200 metros: 4 vueltas con brazadas, 1 vuelta con dorso y 1 vuelta con pataleo.

2 Nadar 1 700 metros: 9 vueltas de crol y 1 vuelta con pataleo.

3 Nadar 2 000 metros: 20 vueltas con dorso, 5 de pataleo y 6 de brazadas.

4 Nadar 2 200 metros: 3 vueltas con brazadas y 12 vueltas con dorso.

Otro consejo valioso es controlar la ingesta calórica al acabar la sesión de entrenamiento. Estudios han demostrado que la temperatura del agua puede influir en la sensación de hambre. Así que evita consumir más alimento del que realmente necesita tu cuerpo.

 

Fuentes: SportLife, Salud180

Comments

comments

Compartir