Saltar la cuerda es visto como una actividad que beneficia el trabajo cardiovascular. Sin embargo, ¿qué pasa si los corredores la incluyen en sus sesiones de entrenamiento? ¿Es benéfico?

La respuesta, según expertos, es sí. Saltar la cuerda puede perfectamente incluirse en un plan de entrenamiento para corredores, e incluso es un alternativa sumamente efectiva para cuando se cuenta con poco tiempo o alguna circunstancia impide salir a correr.

“Saltar la cuerda puede ser un gran calentamiento y un entrenamiento efectivo para los corredores. Se ha demostrado que aumenta la tasa metabólica de 10 a 12 veces más que el descanso, dependiendo de la cadencia, similar a correr de 10 a 12 kilómetros por hora”, indicó James Bagley, profesor asistente de kinesiología en la Universidad Estatal de San Francisco.

Te recomendamos: Beneficios del crossfit en corredores

De acuerdo con el experto, se trata de una alternativa ideal para cuando los corredores tienen poco tiempo, o el clima impide salir a correr. “Puedes saltar la cuerda en un espacio pequeño con un equipo mínimo, por lo que es útil cuando hace mal tiempo”, destacó.

Entrenamiento completo

Saltar la cuerda es un ejercicio completo, ya que además del trabajo cardiovascular, ayuda a mejorar la coordinación, aumenta la velocidad del metabolismo y permite quemar calorías, expuso Arnold González, boxeador profesional y entrenador en la ciudad de Nueva York.

“Saltar la cuerda constantemente también fortalecerá tus pantorrillas, isquiotibiales y glúteos”, destacó, músculos que pueden ayudar a los corredores a mejorar su rendimiento.

“Puede ser tan desafiante como correr a un ritmo rápido, pero también puedes ralentizar las cosas y usarlas como calentamiento”, agregó.

Recomendación

“Salta derecho en lugar de mandar tus pies hacia atrás y manténte ligero con los pies, para mantener tu ritmo”, explicó González.

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir