Correr es un deporte que ha irrumpido con fuerza en los últimos años. No es de extrañar que todos los días, principalmente los fines de semana, los parques se inunden con corredores de todas las edades, incluyendo niños.

Los niños están familiarizados con la acción de correr desde una edad muy temprana, ya que suele ser una de las actividades favoritas de los infantes.

Te recomendamos: ¿Cómo practicar natación con un niño sin abrumarlo?

Sin embargo, es muy diferente correr por diversión que hacerlo como un entrenamiento riguroso. Por ello es importante que los padres no traten de forzar a un niño a comenzar a correr de forma disciplinada a edades tempranas.

¿Cuál es la edad ideal?

Se recomienda que los niños comiencen a entrenar y correr de forma más seria hasta que superen los 12 años de edad. Y realizar carreras largas, de más de 5 k, solo es recomendable para mayores de 16 años.

Los menores de 5 años no deben realizar ningún tipo de formación específica o entrenamiento para un deporte, incluyendo el running.

De los 5 a los 10 años los ‘entrenamientos’ (que deben ser más bien juegos) deben ser muy cortos. Pueden correr 1 k como máximo, y a ritmo lento. Tienen que entenderlo como un juego, y siempre correr distancias cortas, entre 50 y 100 metros.

Se aconseja que a partir de los 10 años se puede iniciar un entrenamiento ligero y de duración relativamente corta.

Consejos

Al correr con niños, es importante tener en mente las siguientes recomendaciones:

-Correr debe ser una actividad divertida para los pequeños, nunca competitiva.

-Seleccionar distancias adecuadas para ellos.

-Comentarles que correr se trata de mejorar, no de lograr el éxito de inmediato.

-No forzar su ritmo, se debe dejar que sean ellos quienes dicten la velocidad.

-Dejar que disfruten de la belleza de los paisajes.

-Asegurarse de que usan el calzado adecuado.

-Animarlo a tener una actitud amable con otros corredores.

 

Fuentes: ASICS, SportLife

Comments

comments

Compartir