reiniciar

En 2015, de acuerdo con los datos obtenidos por el INEGI, habemos 119 millones 530 mil 753 mexicanos. Al 56.4% se nos considera activos, es decir que sólo 67 millones 415 mil 344 de mexicanos nos activamos más de tres veces por semana durante al menos media hora cada día.

Me incluyo dentro de los afortunados porque a decir verdad, hasta hace unos años, yo estaba dentro del 40% de pacientes con obesidad dentro del rango de edad de 25 a 44 años y que encabezamos la lista con el índice más alto de esta problemática a nivel mundial según datos obtenidos por la Secretaría de Salud en 2014.

Es alarmante pensar que el sostén y el rango de edad de la población más productiva de nuestro país es al mismo tiempo el más alto en índice de obesidad. Sin lugar a dudas, esto es resultado de un cóctel formado por una buena dosis de estrés, varios trozos de malos hábitos alimenticios y una ingesta al gusto de grasas y azúcares que tenemos en nuestro día a día.

Así que, cuando no sabemos como encontrar ese botón de reiniciar, podemos buscar algunos tips o guías que puedan servirnos.

Para mi, son los siguientes pactos con mi yo los que han sido fundamentales en este proceso de bienestar:

  1. Si además del sobrepeso hay síntomas de alguna enfermedad o salud, acude a un médico para que te revisen previo a activarte físicamente. Vale la pena descartar cualquier riesgo o lesión antes de este cambio del sedentarismo a la actividad.
  2. Se paciente. Si llevas años de sedentarismo y malos hábitos, hay mucho por hacer y recibir a cambio.
  3. Haz la actividad física que te guste y disfrutes. No sigas lo que está de moda. Recuerda que lo que nos gusta causa hábito.
  4. No satanices alimentos. No hay dietas mágicas, sólo ve moderando el consumo de alimentos que no te aportan nutrientes y sólo nos generan más porcentaje de grasa corporal. ¿Qué tal una recompensa de fin de semana con porciones pequeñas de lo que nos gusta?
  5. No hay peso ni cuerpo ideal, somos únicos e irrepetibles, lo importante es que te sientas bien. El interior es un reflejo y tú proyectas tus pensamientos.
  6. Escucha a tu cuerpo, él te dirá que actividad física le agrada y te irá pidiendo más conforme adquieras mayor condición. También te dirá que alimentos lo hacen sentir fuerte y ligero, así como cuales le generan malestar aunque aparentemente causen cierto placer.
  7. Participa en eventos deportivos, siempre encontramos mayor motivación para el entrenamiento cuando tenemos Metas.

Felicidades estás en el camino correcto, la recompensa de reiniciar se llama “Salud”.

Por: Paulina Del Toro

Comments

comments

Compartir