Los geles energéticos son algo muy común entre los deportistas que ya llevan un tiempo practicando actividad física intensa de forma regular. Sin embargo, pueden ser algo desconocido para los novatos o personas que recién comienzan a practicar deporte de forma moderada.

¿Qué son?

Básicamente, los geles energéticos son el suplemento más utilizado por los deportistas que practican ejercicios de fondo o larga duración (como ciclismo, maratón, triatlón, trail o travesías, por ejemplo).

Como su nombre indica, es un producto de textura gelatinosa pero poco densa, proporcionan energía de forma rápida y son fáciles de ingerir, ya que suelen venir un poco diluidos en agua para que no cueste trabajo tragarlos durante el ejercicio.

Suelen ser comercializados en unos pequeños sobres con ‘abre-fácil’, y contienen comúnmente entre 20 o 25 gramos de hidratos de carbono, una dosis adecuada para consumir mientras practicamos deporte.

Aunque están compuestos principalmente por carbohidratos, también suelen contener sales o electrolitos y/o algunos estimulantes como la cafeína, depende de su presentación.

Te recomendamos: Tips para hidratarte adecuadamente durante una carrera

Si te estás preguntando si son necesarios para practicar deporte, las respuesta es sí, siempre y cuando practiques alguna disciplina de fondo, como el ciclismo, correr maratones o nadar.

Este tipo de deportes, sobre todo en duraciones prolongadas, demandan un consumo de energía superior a otros deportes, por lo que el uso de geles energéticos es indispensable. Si, por el contrario, simplemente te dedicas a entrenar entre 30 y 60 minutos alguno o varios días a la semana, su consumo no es necesario, pues te puedes reponer solo con agua y una adecuada alimentación.

¿Cómo se usan?

Las reservas de glucógeno, principal fuente de energía rápida para los deportistas, tienen una capacidad de aproximadamente 90 minutos. Una vez pasado ese tiempo, estas reservas se agotan como fuente de combustible.

Es aquí donde deben entrar los geles energéticos. Teniendo en cuenta que estos suplementos aportan entre 20 y 25 gramos de hidratos de carbono, en función de la duración del ejercicio se debe tomar un gel cada 20 o 45 minutos después de superar el umbral de los 90 minutos, donde los deportistas utilizan sus propias reservas de glucógeno.

El consumo de geles debe acompañarse con 200 o 300 ml de agua, para asimilar con facilidad sus nutrientes.

Los expertos recomiendan que, antes de participar en una carrera o prueba de larga duración, es importante entrenar el consumo de geles energéticos y bebidas que se vayan a tomar durante la carrera, en los mismos tiempos y puntos kilométricos. De esta manera se evitarán los problemas gastrointestinales, cuadros de deshidratación o falta de energía.

 

Fuente: NutriResponse

Comments

comments

Compartir