Se conoce como tapering a la parte del entrenamiento que se enfoca en reducir tanto el volumen como la intensidad de cara a una competición importante. Es un elemento a tener en cuenta en la organización del plan de entrenamiento.

El tapering consiste básicamente en reducir el volumen y la intensidad de los entrenamientos de cara a una competición pero sin llegar a perder forma. A pesar de sonar como un término moderno, en realidad el concepto surgió a principios del siglo XX.

Te recomendamos: 5 reglas para calcular los kilómetros que deberías correr semanalmente

Durante el periodo de tiempo que dura, el objetivo del tapering es reducir la carga de entrenamiento para que el cuerpo se recupere y pueda llegar en su máximo estado de forma a una competición.

¿Cuánto tiempo debe durar?

Como sucede con la mayoría de los aspectos dentro de un plan de entrenamiento, la duración del periodo de tapering varía según el estado de forma y los objetivos del corredor, el entrenamiento en sí y la competición que se correrá.

Estudios coinciden en que entre los 12 y 14 días previos a la competición son los más propicios para el tapering, ya que durante este rango de días previos sería perjudicial exponer al cuerpo a altas dosis de entrenamiento.

Un aspecto particularmente relevante para determinar el tiempo que durará el periodo de tapering es la intensidad del entrenamiento previo. El periodo deberá ser mayor conforme el entrenamiento previo haya sido más duro y las competiciones objetivo más desafiantes.

¿Cuánto esfuerzo debe reducirse?

La recomendación general es reducir entre un 40% y 60% el volumen de entrenamiento previo para conseguir los mejores resultados. Sin embargo, esta cantidad puede variar en cada corredor. Para saberlo con exactitud, es recomendable abordarlo con un entrenador personal.

Expertos aconsejan que este porcentaje se debe reducir de forma progresiva, no lineal, sino exponencial. Por ejemplo, para reducir un volumen de entrenamiento en los 14 días previos de la competición, se debe bajar un 5% en los primeros 7 días y un 25% en los siguientes 7 días.

De aplicarse correctamente, con la asesoría de un entrenador calificado, se calcula que el tapering puede llegar a mejorar el rendimiento de un corredor entre un 3% y 6%.

 

Fuente: En Donde Correr

Comments

comments

Compartir