Afortunadamente, cada vez son más las personas que optan por la bicicleta como una opción viable, económica y saludable de transporte, que beneficia nuestra salud y el medio ambiente.

Pese a ello, no demos olvidar que la bicicleta es un vehículo y ser ciclista conlleva derechos y obligaciones.

En febrero del año 2010, se reformó el Reglamento de Tránsito Metropolitano (RTM) para incluir medidas que protejan a los peatones y a quienes decidan usar la bicicleta como medio de transporte.

Te recomendamos: Las 10 mejores rutas ciclistas de México

A continuación te compartimos los puntos más relevantes que debes tener siempre en cuenta:

Espacios a los que tienen derecho los ciclistas:

-Área de espera ciclista. Zona en la que un ciclista debe detenerse durante el alto de un semáforo.

-Carril compartido ciclista. Carril de la extrema derecha que un ciclista debe usar y compartir con el transporte público, vehículos privados y otros.

-Ciclocarriles y ciclovías. Espacios para uso exclusivo de ciclistas.

Obligaciones:

-Respetar las señales de tránsito y las indicaciones del personal de vialidad.

-Circular en el sentido de la vía.

-Llevar a bordo de la bicicleta solo al número de personas para las que existe asiento disponible.

-Circular solamente por un carril.

-Rebasar solo por el carril izquierdo.

-Usar aditamentos o bandas reflejantes para uso nocturno.

-Circular preferentemente por las ciclovías.

-Indicar la dirección de tu giro o cambio de carril mediante señales con el brazo y mano.

-Compartir de manera responsable con los vehículos y el transporte público la circulación en carriles de la extrema derecha.

Está prohibido:

-Circular por los carriles centrales o interiores de las vías de acceso controlado y en donde así lo indique el señalamiento, excepto cuando las autoridades indiquen lo contrario en horarios y días permitidos.

-Circular entre carriles, salvo cuando el ciclista se encuentre con tránsito detenido y busque colocarse en lugar visible para reiniciar la marcha.

-Circular por los carriles exclusivos para el transporte público de pasajeros.

-Circular sobre las banquetas y áreas de peatones.

-Transportar a un pasajero en el espacio que queda entre el ciclista y el manubrio.

-Transportar carga que impida mantener ambas manos sobre el manubrio y un debido control del vehículo.

-Sujetarse de otros vehículos en movimiento.

 

Fuente: Manual del ciclista urbano, Secretaría del Medio Ambiente (Sedema)

Comments

comments

Compartir