El entrenamiento de intervalos se ha convertido en una de las prácticas favoritas de los corredores en los últimos años. Esto se debe, en gran parte, a los beneficios que ofrece y a que resulta práctico y efectivo.

Dicho entrenamiento consiste en cambiar entre trabajo de baja y alta intensidad. Estos intervalos requieren un gran esfuerzo, seguidos de una recuperación fácil, lo cual puede ayudar a un corredor a aumentar su velocidad y rendimiento.

El entrenamiento a intervalos aprovecha los sistemas de energía aeróbica y anaeróbica alternando entre breves ráfagas de actividad intensa y actividad más moderada”, indicó Caroline Geiger, instructora certificada de fitness y entrenadora en Nueva York y Boston, Estados Unidos.

Te recomendamos: Entrenar con arrastre, ¿práctica recomendable en corredores?

Traducido en términos de carrera, esto significa correr por un cierto periodo de tiempo (o distancia), luego recuperarse. Sprint, recuperación. Sprint, recuperación. Sprint, recuperación.

Beneficios

Entre los principales beneficios que aporta este tipo de entrenamiento a los corredores se encuentran los siguientes:

1 Ayuda a mejorar la velocidad general en distancias más largas.

2 El cuerpo se adapta para manejar un ritmo sostenido más agresivo con el tiempo.

3 Mejora el estado de forma cardiorrespiratorio.

4 Ayuda a mantener un programa de pérdida de peso, ya que favorece la quema de calorías.

5 Ayuda a reducir el estrés.

6 Favorece una mayor tolerancia a la acumulación de ácido láctico.

7 Ayuda a aumentar la masa muscular y en el fortalecimiento de los músculos.

8 Mejora la eficiencia cardiovascular y aumenta el volumen máximo de oxígeno.

Solo asegúrate de consultar primero con un médico y un entrenador personal antes de adoptar cualquier tipo de entrenamiento.

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir