Tanto la natación como el trabajo con pesas son dos ejercicios completos, que aportan un gran número de beneficios. Pero, ¿es recomendable combinarlos? La respuesta es sí.

En general, el entrenamiento cruzado -combinar sesiones de entrenamiento consistentes en ejercicios o la práctica de deportes diferentes- permite a una persona mejorar su rendimiento en el deporte que practique.

Ahora, hablando específicamente de la natación, este es ya por sí solo uno de los deportes más completos para conseguir una preparación física óptima. Por su parte, el entrenamiento con pesas es una actividad efectiva para quemar grasa y conseguir mayor musculatura.

Te recomendamos: 4 increíbles beneficios de combinar yoga y natación

Por ello, un entrenamiento que combine natación y pesas es una de las actividades más completas que se pueden realizar.

Beneficios

Esta combinación aporta grandes beneficios, entre los que destacan:

-Ayuda a perder peso.

-Permite ganar masa muscular.

-Excelente opción para quemar muchas calorías y grasa.

-Ayuda a conseguir una preparación física óptima.

Consejos

Para empezar a ejecutar un entrenamiento combinando ambas actividades, es importante pedir la opinión y ayuda de un entrenador personal o monitor cualificado.

Algunos de los consejos para combinarlas de forma adecuada son:

1 Lo más recomendable es programar las sesiones de natación en días alternos a los que se entrena con pesas. De esta forma tendrás más energía para nadar, trabajar más duro y quemar más calorías.

2 Al nadar, se debe combinar sesiones más largas y estables de brazadas fáciles, como la de pecho, con intervalos más duros y rápidos a mariposa o gateo. Este ejercicio es mucho más efectivo para perder grasa y mantener el músculo.

3 Tomar como mínimo un día de descanso a la semana, para alejar la fatiga y reducir el riesgo de lesiones.

 

Fuentes: Guía Fitness, Grupo Triatlón

Comments

comments

Compartir