De todas las cualidades físicas que se requieren para la práctica deportiva, la flexibilidad suele ser de las más olvidadas. Por lo general, al momento de entrenar la mayoría de deportistas se centran en otros aspectos, como la fuerza, resistencia, etc.

No obstante, la flexibilidad es una cualidad física de igual importancia. En el ciclismo, por ejemplo, trabajar la flexibilidad permite una mejora en la ejecución del movimiento a la hora de pedalear, aumentando con ello el rendimiento.

Te recomendamos: 3 posiciones de yoga para que ciclistas mejoren su postura

Algunos de los principales beneficios que ofrece a los ciclistas trabajar la flexibilidad son:

-Permite una mejor movilidad de las articulaciones y mayor elasticidad en los músculos, tendones, ligamentos y cápsulas articulares. Todos ellos factores que inciden en el pedaleo.

-Permite adaptar posiciones más agresivas y mucho más aerodinámicas, fomentando con ello una mayor velocidad.

-Favorece permanecer cómodo durante periodos prolongados de tiempo.

-Favorece a una posición mas aerodinámica sobre la bicicleta, que puede ayudar a reducir las lesiones (la falta de estiramientos puede retraer los músculos, impidiendo la oxigenación muscular).

¿Cómo se trabaja?

Para que un ciclista adquiera una mejor flexibilidad necesita incorporar ejercicios de estiramiento previos a su rutina de entrenamiento.

Los ejercicios de estiramiento se deben especificar -con ayuda de un especialista- en una rutina breve, y modificar paulatinamente esta rutina después de algunas semanas.

Se recomienda mantener cada posición de estiramiento durante 30 segundos desde el punto donde comienza el estiramiento hasta cuando termina. Los ejercicios de estiramiento deben ir acompañados por trabajo de respiración.

 

Fuentes: Ciclismo a Fondo, Marchas y Rutas

Comments

comments

Compartir