Si eres runner, lo más lógico sería que si deseas mejorar tu desempeño, deberás esforzarte aún más en tus entrenamiento corriendo al máximo, ¿no?

Si bien esto puede terminar dándote resultados, lo cierto es que existe una mejor alternativa para enriquecer tu desempeño como runner, y no necesariamente consiste en correr más.

Alternar actividades y ejercicios puede potenciar el desempeño de un corredor. Esta práctica se conoce como entrenamiento cruzado.

Básicamente, consiste en alternar tus entrenamiento de runner con actividades como nadar y andar en bici.

El entrenamiento cruzado, aplicado a corredores, tiene el principal objetivo de mejorar el desempeño durante las carreras, generando un trabajo eficiente y seguro.

Te recomendamos: Cómo mejorar tu salud deportiva con entrenamiento

Los principales beneficios del entrenamiento cruzado son:

-Mejora la potencia en grupos musculares no utilizados demasiado durante la carrera, como pueden ser brazos, espalda y hombros.

-Reduce el riesgo de lesiones gracias al fortalecimiento de músculos ajenos a los que trabaja la carrera.

-Reduce el aburrimiento del entrenamiento debido a la mayor variedad en actividades para ejercitar.

-Previene el sobre entrenamiento, así como el desgaste y lesiones por repetición.

Ahora bien, ¿qué actividades son las mejores para llevar a cabo el entrenamiento cruzado? Depende de cada persona, de sus gustos y preferencias. Sin embargo, existen un par de actividades que son las favoritas para ser usadas para el entrenamiento cruzado en corredores:

1 Ciclismo. Su práctica fortalece los músculos de las piernas. Principalmente trabaja los cuádriceps, que si están débiles en corredores pueden desarrollar lesiones, además, es una actividad que reduce el impacto de la carrera.

2 Natación. Entrena la respiración, ayudando al mismo tiempo a optimizar la capacidad aeróbica mientras trabaja espalda y brazos en contraposición a la carrera.

Finalmente, para que el entrenamiento cruzado sea efectivo, los corredores deben introducir las nuevas actividades de forma planificada y sistematizada. Por ejemplo, puedes correr tres días a la semana (martes, jueves y domingo), nadar un día (lunes), andar en bici otro día (viernes) y descansar dos días (miércoles y sábado).

 

Fuente: Vitónica

Comments

comments

Compartir