Durante años recientes se ha popularizado el mito de que consumir cerveza puede ser benéfico para las personas que practican deporte.

Este mito indica que el consumo moderado de cerveza, debido a su composición (agua, cebada y lúpulo), las propiedades de sus ingredientes y su bajo contenido alcohólico (4-5º), puede favorecer una rápida y efectiva rehidratación, además de evitar dolores musculares tras la práctica deportiva.

Mientras que muchas personas podrían decir que es un estupendo hallazgo, otras tantas pensarán que es algo demasiado bueno para ser cierto. Pero, ¿qué dicen los expertos sobre este tema?

La idea de vincular cerveza con vida sana no proviene de la evidencia científica, sino del marketing para vender más cerveza”, indicó Juan Revenga, dietista, nutricionista y profesor de la Universidad de San Jorge, ubicada en Villanueva de Gállego, provincia de Zaragoza, Aragón (España).

Para el especialista, la idea de que beber cerveza es benéfico tras realizar deporte se debe a dos factores: por un lado, “el factor social de ‘tomar algo’ en compañía después del deporte, muy arraigado por ejemplo en deportes como el rugby (el conocido como tercer tiempo)”. Por otro, el marketing de la industria cervecera, “que ha intentado dotar de un aura científica esta costumbre”.

Te recomendamos: 7 hábitos saludables que aumentarán tu rendimiento en el deporte

Además de la cerveza, las bebidas de baja graduación alcohólica, como el vino, tienen a su alrededor muchos mitos sobre sus supuestos beneficios, como las muy puestas en duda bondades de una copa del vino al día o, en el caso de la cerveza, sus beneficios tras realizar deporte.

El alcohol no es recomendable a ninguna cantidad. No es saludable”, aseguró David Rodríguez, profesor de la Universidad de Salamanca. “El posible beneficio a dosis bajas es dudoso y solo se aplicaría al sistema cardiovascular. Pero es mejor andar 30 minutos al día que beber una copa”, destacó.

De acuerdo con el Informe de la Situación Mundial de Enfermedades No Transmisibles de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “el riesgo de muerte por cualquier causa es más elevado en los adultos cuya actividad física es insuficiente que entre aquellos que practican al menos 150 minutos de ejercicio moderado por semana”.

Según este informe, el sedentarismo causa aproximadamente 3.2 millones de muertes al año. Conjugar deporte y una cerveza esporádica es mejor que consumir cerveza sin deporte de por medio. No obstante, es mejor todavía para la salud integral hacer deporte sin meter al alcohol en la ecuación.

 

Fuente: El País

Comments

comments

Compartir