Correr es una actividad tan antigua como el hombre mismo. Debido a ello, es uno de los deportes más estudiados en la historia, y muchas de las lecciones que ofrece pueden fácilmente aplicarse a otros deportes, como la natación.

En comparación con la natación, correr se ha estudiado y perfeccionado más debido a su naturaleza innata. Además, resulta más sencillo medir la interacción entre el cuerpo y el suelo que la comparación entre el cuerpo y el agua.

Sin embargo, cabe destacar que ambos deportes son complementarios, es decir, la práctica de uno puede beneficiar la ejecución del otro. Es por ello que expertos se han aventurado a proponer algunos aspectos que los nadadores podrían aprender de los corredores.

Te recomendamos: Todo lo que tienes que saber sobre entrenamiento en seco y natación

Entre ellos destacan tres, todos ellos basados en ejecuciones técnicas:

1 Ciclo anterior (o front side mechanics, en inglés)

Al correr, hay un punto en la parte posterior de la zancada de la pierna en el que el tiempo y la energía que se pasa moviendo el pie hacia atrás se vuelve menos valioso de lo que obtienes de él.

¿Cómo se relaciona esto con la natación? En lugar de enfocarse en mover la muñeca y una extensión completa del brazo por la espalda, debemos concentrarnos en la captura y en la mitad de la fase de la atracción.

2 Mecánica juvenil

Cuando se corre incorrectamente, sin entrenamiento, instintivamente se desea mantener el pie en contacto con el suelo todo el tiempo posible.

¿Cómo se relaciona esto con la natación? Los mejores nadadores tienen técnicas muy sólidas con mucho en común, y los jóvenes nadadores deben aprender las mismas técnicas que serán efectivas a lo largo de toda su carrera.

3 Minimizar la fuerza vertical

Entrenar a un atleta para que corra con el ciclo anterior ideal optimiza la fuerza creada para mover al atleta hacia delante, pero impulsar la rodilla hacia adelante también puede hacer que alguien salte ligeramente hacia arriba. El objetivo es avanzar, y hacerlo sin perder energía y tiempo saltando.

¿Cómo se relaciona esto con la natación? Cada movimiento en la natación debe ser con el objetivo final de mover al atleta hacia adelante a través del agua. El golpe del brazo tiene implicaciones obvias en el movimiento hacia adelante. Sin embargo, un movimiento como la rotación del cuerpo -que por sí solo no hará que el atleta se mueva hacia adelante- debería pensarse en el contexto de cómo colocar mejor los brazos y las piernas en una posición para mover el cuerpo hacia adelante.

 

Fuente: USA Swimming

Comments

comments

Compartir