El ciclismo es una actividad física muy completa que exige el máximo a las personas que lo practican. Es por ello que se requiere de una adecuada preparación que debe ir más allá de trabajar solo las piernas.

La clave para entrenar de la mejor manera para practicar ciclismo es el entrenamiento de resistencia, de acuerdo con Gregg Fuhrman, terapeuta físico especializado en terapia física ambulatoria.

En este aspecto, el entrenamiento con pesas resulta fundamental, añade el experto.

El ciclismo es un deporte de resistencia aeróbico, mientras que el entrenamiento con pesas es principalmente una actividad anaeróbica que se caracteriza por cortos estallidos de esfuerzos de alta intensidad. Entonces, ¿cómo es posible que las pesas ayuden a los ciclistas?

El tiempo de musculación invertido en el gimnasio es esencial para contribuir en la fuerza del ciclista para cubrir las necesidades que surjan durante la competición, explica Gregg.

Te recomendamos: Ciclismo urbano vs ciclismo de montaña

El trabajo con pesas beneficia a los ciclistas en tres puntos claves, según el especialista:

1 Aumenta la fuerza. El entrenamiento de resistencia brinda más fuerza a la musculatura necesaria para ejercer más fuerza sobre los pedales.

2 Mejora la resistencia muscular local. Así el ciclista será capaz de mantener una mayor velocidad durante un periodo de tiempo mayor.

3 Ayuda a prevenir lesiones. El entrenamiento de resistencia refuerza el tejido que se encuentra en los músculos, tendones y en los puntos de unión con los huesos.

Para el experto, un programa completo de entrenamiento de resistencia para ciclistas debe ser específico, dinámico y adaptable.

Los ejercicios que deben llevar a cabo los ciclistas -a la par claro está de sus recorridos en bici- son:

-Zancadas. Para realizarlas debemos pararnos como normalmente lo hacemos, dar un paso hacia adelante doblando las dos piernas hasta que la rodilla de atrás casi toque el suelo y ambas rodillas estén dobladas, hacer fuerza con los pies y cambiar de pierna con cada repetición. Si se quiere subir de nivel, se pueden usar mancuernas.

-Sentadilla búlgara. Su ejecución es similar a una zancada, con la diferencia de que apoyaremos la pierna trasera en una plataforma a la altura de la rodilla del otro pie (puede ser un banco, una silla o el borde de la cama).

-Subidas de cajón. La clave para realizar este ejercicio es asegurarse de que se emplea la pierna adelantada para impulsar el ascenso y descender de forma controlada.

-Remo con mancuernas. Mientras se sostiene la mancuerna con una sola mano y con el pie colocado a un paso de distancia y ligeramente más ancho que los hombros, bajar la mancuerna a la altura de la espinilla.

-Pedalear con una sola pierna. Después de realizar un calentamiento completo pedalear de forma alterna con un pie durante unos 30 segundos.

 

Fuente: Alto Rendimiento

Comments

comments

Compartir