Las ganas y la fuerza de voluntad te llevan hasta la meta, pero, el trabajo físico y la preparación determinan la manera en que a ésta llegas

Amigos de Hub Sports, les comparto la entrada que el día sábado publique en el blog 180 días para Boston.

“Hoy es sábado y quizá es el día que más trabajo me cuesta escribir. Quizá y sea un poco más breve. Al ser sábado estoy rodeado de niños que quieren estar con su papá y, la verdad, yo también. No obstante parte de la disciplina del entrenamiento, y de escribir diariamente una entrada de un blog es encontrar el espacio para poder cumplir los compromisos.

Hoy ha sido un día intenso. Sobre todo, porque a pesar de no haber hecho una distancia tan larga, mi cuerpo es sensible a que, desde hace más de 2 meses, no corría más de 21 kilómetros. En realidad, no fue tanto la distancia sino la manera en que la he corrido.

Hace no mucho el doble campeón del maratón de Nueva York, German Silva, me a consejo que cuando tuviera que correr mis carreras de distancias medias y medias-largas en la caminadora, lo hiciera poniendo una pendiente de 2%. Esto, me dijo Germán, me ayudaría a reducir el impacto que cada paso tiene sobre mis piernas y articulaciones. También me ayudaría a fortalecer los músculos de la pierna y tronco. Músculos que son importantísimos en un trazado con altibajos como lo es el maratón de Boston.

altimetria

Pudiera parecer que los primeros 23 kilómetros son sencillos. La bajada tan pronunciada presenta en sí un reto y es importante prepararse para poderla correr bien. Ya más adelante discutiremos la estrategia para correr el maratón.

Lo que me parece relevante compartir contigo es cómo debes de entrenarte para poder correr los 8-9 kilómetros comprendidos entre el kilómetro 25 y el 33-34.

A partir del kilómetro 25 hay una serie de pendientes pronunciadas que, con los veintitantos kilómetros que uno lleva en las piernas -incluido cerca de 7 kilómetros de pendiente negativa que también tienen su complejidad-, hay que estar muy bien preparado para poderlos correr con buen resultado. Y no solo es para poder correr bien este tramo sino también para poder hacer un buen cierre de maratón y no tronarse por ahí del kilómetro 38-39

Al haber corrido en dos ocasiones este maratón, cuento ya con un punto de comparación entre dos experiencias similares. En la primera de ellas, no corí ni un solo kilómetro de preparación en colinas y al llegar a este punto que te comento fue brutal. Las ganas y la fuerza de voluntad te llevan hasta cierto punto. Me auto corrijo, las ganas y la fuerza de voluntad te llevan hasta la meta, pero, el trabajo físico y la preparación determinan la manera en que a ésta llegas.

En la primera de las dos experiencias me costó mucho trabajo concluir esa parte del maratón, y no solo ello, recorrer los últimos 9 kilómetros que hay entre el final de la última colina y la meta fueron muy muy difíciles de llevar a cabo. Realmente ahí me vine abajo.

 Me falto la fuerza física que te da el entrenamiento adecuado. Posiblemente eso fue lo que hizo que no logará concluir este maratón en menos de 3 horas. Pero, la segunda vez que lo corrí, recuerdo lo bien que me sentía. Mientras otros caminaban en las subidas sentí que los pasaba a un ritmo aceptable. Entre cada colina recuperaba mi forma aeróbica y continuaba con la siguiente. No sólo eso, después de la última colina, viene una bajada pronunciada y después los últimos 8 kilómetros y medio del maratón.

 Recuerdo muy bien que ese día sabía que el entrenamiento de subidas que había hecho funcionó. Para muestra mira estas dos fotografías de dos años diferentes, pero prácticamente tomadas en el mismo sitio.

Puedes darte cuenta con la posición de mi cabeza, la altura y posición de mis hombros, los brazos, yo veo un sin fin de elementos de mi fisiología que, por una parte, muestran a un corredor cansado y fatigado -aunque por dentro no lo ves también con un gran espíritu de lucha y de combate- frente a otro que está al 100% y listo para lo pueda seguir. Con la mirada hacia adelante. Los hombros abajo, si con una cara que pudiera parecer de sufrimiento, pero créeme que estaba llena de fuerza física. En la segunda, que fue en la edición de 2016 y en la cual terminé con un tiempo de 2:48:39, me preparé intensamente para ese momento. Tanto física como mentalmente.

Es por eso, y volviendo al punto original de toda esta conversación, que hoy de los 23 kilómetros recorridos, calenté durante 3 y a partir de ahí y hasta el kilómetro 19.75 corrí con un 2% de pendiente mientras aumentaba gradualmente el ritmo hasta llegar a los 14.7 km/h.

Estas colinas tienen una inclinación mayor. Por eso, lo que desde hoy estoy haciendo, es acostumbrar a mis piernas y mis músculos del tronco a lidiar con lo que implica hacer una subida cuando ya estás cansado.

Los últimos 3.25 kilómetros los hice planos, pero a una velocidad de entre 15 y 17 km/hr. El entrenamiento no es otra cosa más que prepararte para la batalla. Ya cuando veamos lo específico del recorrido platicaremos de cómo hacerlo, pero también es importante acostumbrar a tu cuerpo al cierre. Por eso estos últimos kilómetros los corrí de esa manera.

En algunos sitios he escuchado a algunos corredores decir que si concluyes las colinas de Boston llegar a la meta está prácticamente dado. Posiblemente sí es la parte más compleja, pero en mi opinión lo más difícil, si quieres cerrar con fuerza, son los últimos 9 kilómetros. Ya pasaste lo más complejo, pero aún hay que terminar y terminar bien.

Son 9 kilómetros en los cuales, en mi opinión, el trabajo mental es mucho más importante que el trabajo físico. Por eso en tus entrenamientos rumbo a Boston es importante replicar, en la mayor medida de lo posible, las condiciones del recorrido y trabajar el cuerpo junto con la mente.

Germán Silva, quien en la edición del año 1997 concluyó en 4º lugar con un tiempo de 2:11:21, me ha platicado lo que hizo para prepararse y poderlo replicar. Es asombroso lo que él hacía. Ya en su momento lo comentaremos. Es más, espero pronto poder incluirlo como parte de un video al interior de este Blog.

Bueno, mañana a descansar. Posiblemente haré algo de fuerza general pero lo que sí haré es dormir cerca de 9 horas. Algo que únicamente puedo hacer de sábado a domingo.

Nos vemos pronto.

@jorge42k»

Comments

comments

Compartir