Al igual que ocurre con varias pruebas de velocidad en atletismo, las salida en natación tiene un rol fundamental, sobre todo en los nadadores que compiten de forma regular.

Una salida adecuada puede brindar un impulso extra para iniciar a nadar con cierta ventaja. Por el contrario, un mal comienzo puede arruinar el desempeño de un nadador estando ya dentro del agua. De ahí la importancia de practicar la salida como parte del entrenamiento.

Te recomendamos: 5 beneficios que nadar ofrece para la práctica de otros deportes

La salida consta de 4 fases principales, a las cuales se les debe prestar particular atención:

1 Fase de impulso

Es quizá la más importante. La clave durante esta fase es la potencia muscular que se debe emplear para impulsarse hacia el agua. Es fundamental que el esfuerzo sea siempre hacia delante, evitando impulsos hacia arriba. Algunos consejos para mejorarla incluyen:

-Mantener la cadera lo más alta posible respecto de los hombros.

-El pie de apoyo debe estar retrasado, presionando la superficie sin apoyar el talón.

-Los brazos deben estar flexionados agarrando con fuerza el borde de la superficie.

2 Fase de vuelo

Va desde que los pies se despegan de la superficie hasta que las manos entran en contacto con el agua. Una buena ejecución de esta fase va a venir condicionada por cómo se haya realizado la fase de impulso. Algunos consejos para mejorarla incluyen:

-Realizar un salto horizontal hacia adelante con el cuerpo alineado y lo más paralelo al agua posible.

-Llegar lo más lejos que se sea capaz.

3 Fase de entrada

Comprende desde que las manos entran en contacto con el agua hasta que el nadador tiene el cuerpo totalmente sumergido. Algunos consejos para mejorarla incluyen:

-El cuerpo debe colocarse lo más alineado posible, para mantener la velocidad de la salida el mayor tiempo que se pueda.

-El cuerpo debe entrar al agua como si pasara por dentro de un tubo estrecho.

4 Fase de deslizamiento subacuático

Termina en el momento que el nadador comienza a impulsarse dentro del agua. Algunos consejos para mejorarla incluyen:

-Mantener tronco, cabeza y brazos alineados.

-Mover con potencia las piernas hasta que se comience a nadar.

 

Fuentes: SportLife, Planeta Triatlón

Comments

comments

Compartir