Subir escaleras te brinda un entrenamiento efectivo para la parte inferior del cuerpo mientras levantas tu peso con cada paso. Por tal razón, uno de los consejos más comunes para bajar de peso es subir las escaleras en lugar de usar el elevador; pero hacer ejercicio en una máquina escaladora es todavía mejor.

Te recomendamos: 10 consejos para evitar lesiones por uso excesivo

A diferencia del trabajo ocasional necesario para subir escaleras reales, una máquina escaladora aporta ejercicio sostenido que hace trabajar tanto al corazón como a los músculos de las piernas. El resultado es un mayor resistencia y fortaleza física, una parte inferior del cuerpo tonificada y muchas calorías quemadas.

Sin embargo, existen algunos posibles inconvenientes. Primero, debes combinar el tiempo en la escaladora con algo de entrenamiento con pesas u otro ejercicio para fortalecer y tonificar el núcleo y la parte superior del cuerpo. En segundo lugar, el movimiento de escalada puede ser duro para las articulaciones de la rodilla y el tobillo. Finalmente, aunque puedes ser una campeona o campeón cuando se trata de subir escaleras reales, subir escaleras en una máquina puede parecer incómodo y poco natural al principio, pero una vez que veas los resultados te ajustarás sin mayor problema.

Tipos de escaladoras y cómo usarlas

Existen un par de diseños para las escaladoras más equipadas. Las más populares son las máquinas de paso, en donde cada pie se coloca en su propia plataforma tipo pedal. También hay máquinas que parecen pequeñas escaleras mecánicas con escalones que se parecen más a los de una escalera normal.

Sin importar cuál elijas, ambas poseen barandillas o pasamanos, y debes agarrarte de ellas(os) antes de comenzar una rutina. Una vez que estés segura(o) en tu posición, enciende la máquina, luego ajusta la velocidad y la resistencia a un nivel de entrenamiento cómodo. Tener una buena postura es importante, así que párate derecha(o) mientras te mueves. Cuando logres un ritmo cómodo y te sientas equilibrada(o), suelta los pasamanos. Tus muñecas no deberían soportar el peso de esta máquina. Si apoyas los brazos contra las barandillas, no solo reduces el poder de quemar calorías de tu entrenamiento, sino que también puedes terminar con muñecas dolorosas por el síndrome del túnel carpiano. Intenta encontrar y mantener un movimiento suave. Usa todo tu pie para empujar hacia abajo. Si pones todo tu peso sobre la punta del pie (como suele ocurrir mientras subes un tramo de escaleras), alargar la duración del ejercicio puede causar entumecimiento.

Aunque subir una escalera sin fin puede ser un poco monótono, las escaladoras son muy compatibles con leer o mirar televisión.

¿Cuáles son mis opciones si quiero comprar una escaladora para usarla en casa?

Un tipo de máquina de uso doméstico es la que se conoce como «ministepper». No hay pasamanos, pero algunas son bastante estables. La mayoría de las ministeppers no incluyen un monitor de frecuencia cardíaca integrado, pero sí brindan un seguimiento del tiempo que le dedicas al ejercicio y la cantidad de pasos que diste durante un entrenamiento. Si optas por una ministepper, es esencial probarla antes de que la compres. Los diseños varían mucho; algunas máquinas son ruidosas o se sobrecalientan durante el uso.

Los modelos tipo gimnasio son más caros y requieren más espacio, pero sin duda pueden valer la pena si te gusta la experiencia de subir escaleras y deseas ejercitarte desde casa.

 

 

Fuente: Health Day News

Comments

comments

Compartir