Ya de entrada, el ciclismo es una actividad física que demanda un importante gasto de energía, por lo que sus beneficios en la salud cardiovascular y para la quema de calorías son importantes.

No obstante, si se quieren potenciar dichos beneficios, una de las mejores opciones es el denominado entrenamiento de intervalos.

Se trata de uno de los métodos de entrenamiento más comúnmente utilizado para mejora del rendimiento físico de un ciclista.

Te recomendamos: 12 beneficios del ciclismo para tu cuerpo

¿En qué consiste?

Básicamente, el entrenamiento de intervalos es una actividad en la que se alternan esfuerzos de alta intensidad con esfuerzos de baja intensidad (recuperación activa).

En términos más simples, consiste en pedalear a máxima potencia durante unos cuantos minutos, seguidos de otro lapso de tiempo similar pedaleando a un ritmo más tranquilo.

¿Cuáles son sus beneficios?

Este tipo de entrenamiento permite que los ciclistas puedan realizar más trabajo de velocidad y potencia durante periodos más cortos de tiempo, en comparación con los avances que podría realizar de forma continua durante un largo periodo de tiempo.

Además, aumenta la capacidad cardiopulmonar y acelera la quema de calorías, por lo que es un tipo de entrenamiento ideal para quienes deseen mantener su peso bajo control y/o mejorar su condición física.

Contraindicaciones

Al ser un entrenamiento de mucho desgaste, no todas las personas pueden realizarlo de la noche a la mañana. En primer lugar, es recomendable que antes de empezar a adoptar esta modalidad de entrenamiento las personas acudan con un médico, con el fin de descartar posibles complicaciones de salud derivadas de un esfuerzo físico importante.

En segundo lugar, no es una técnica recomendada para deportistas novatos. Se requiere que el ciclista tenga el conocimiento y la experiencia suficiente para saber reconocer cuándo está pedaleando a su máxima capacidad y cuándo se está sobre exigiendo.

Independientemente del nivel de desarrollo físico o experiencia, los profesionales recomiendan que el entrenamiento de intervalos no se realice más de dos días a la semana. Realizarlo prematuramente o demasiado a menudo puede incrementar el riesgo de lesiones o de sobre-entrenamiento.

Algunos ejemplos

-Calentamiento durante 5 minutos, pedaleo a máxima potencia durante 3 minutos, pedalear durante 2 minutos a un ritmo ‘normal’ (realizar 8 series).

-Calentamiento durante 5 o 10 minutos, pedaleo al máximo por 20 segundos, pedaleo ‘normal’ durante 10 segundos (realizar de 6 a 8 series).

 

Fuentes: Alto Rendimiento, Entrenamiento

Comments

comments

Compartir