Debido al auge que durante los últimos años ha tenido el deporte, se han popularizado algunos métodos de entrenamiento que, pese a tener muchos años de historia, de han adoptado como sistemas innovadores. Uno de ellos es el fartlek.

Se conoce de esta manera a un método de entrenamiento de resistencia enfocado principalmente en mejorar la capacidad aeróbica.

Se podría definir como un método continuo de intensidad variable. Es decir, se cambia de ritmo en una tirada media o larga.

Te recomendamos: ¿Saltar la cuerda puede ayudar en mi entrenamiento de corredor?

Con ayuda de este método se puede entrenar la transición aeróbica-anaeróbica, generando un déficit de oxígeno en las fases intensas, mismo que será recuperado en las fases de intensidad moderada.

¿Cómo se aplica?

Un entrenamiento basado en el método fartlek suele durar entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la distancia objetivo.

Por ejemplo, para una media distancia de 10k, la sesión se llevaría a cabo de la siguiente manera:

-Realizar un buen calentamiento de al menos 15 minutos de trote suave.

-Nivel principiante: 4 minutos a trote suave + 30 segundos a ritmo alto (repetir 3-5 veces).

-Nivel intermedio: 3-4 minutos a trote medio + 1 minuto a ritmo alto (repetir 4-6 veces).

-Nivel avanzado: 3-4 minutos a trote medio + 2-3 minutos a ritmo alto (repetir 6-8 veces).

-Al finalizar, hacer 10 minutos de trote suave, acabando prácticamente caminando, para hacer una buena vuelta a la calma.

Este es solo un ejemplo demostrativo. Para aumentar su eficacia es recomendable acudir con un profesional, para crear una rutina personalizada. Asimismo, recuerda que se aconseja consultar a un médico antes de iniciar cualquier programa de entrenamiento.

¿De dónde viene?

Aunque suene innovador, el sistema de entrenamiento fartlek fue desarrollado por el sueco Gosta Hölmer en los años 30. El significado deriva de la unión de las palabras suecas ‘Fart’, que significa velocidad y ‘Lek’, que se refiere al juego, por lo que es también llamado ‘juego de velocidades’.

 

Fuente: Vitónica

Comments

comments

Compartir