El día D

Me levanté a las 4:15 AM, inmediatamente me hidraté con Pedialite. Un baño, me puse el trisuit, short, una playera y bajé a desayunar. Café negro, 2 panes dulces, un plátano y un sándwich. Subí al cuarto a lavarme los dientes y abordé el camión a las 5:30AM.

Entre a la zona de atletas, pasé por los racks de los elite, los favoritos eran el gringo Andy Potts y la campeona de la edición del 2009 la holandesa Yvon Van Vlerken

Cuando llegué al evento, dejé en unos camiones las bolsas de special needs de correr y de bici. Iba a cometer un grandísimo error sino era porque leí lo que era en cada bolsa, es decir, en la bolsa para special needs de bici era de un color y la de correr de otro… yo las llevaba al revés. Hubiera estado fatal, imagínense llegar a los 90kms de bici para llenar mis anforitas de gatorade de uva, pedialite, agua natural, comer medio subway italiano, recargar halls, galletas de avena, gelly beans y un gel y que no estuvieran. Me percaté del error ya cuando había dejado mi bolsa, lo bueno fue que la pude recuperar y hacer el cambio… uuuffffff, estuvo cerca.

Creo que de plano traía una cara de espanto o nervios increíble, lo digo porque Ana Gabriela me vio e inmediatamente me dijo: “ que carita traes!”.Le creí… Por suerte me encontré con Poncho y Wally. Hicimos la respectiva visita al baño y pues a darle. Nos metimos al mar, nadamos un poco, preferimos estar hasta atrás porque los golpes se ponen muy buenos.

T- 1 minuto

Flotando, esperando a la sirena. Esperando, esperando… En una plática que tuve con un cuate, comentábamos que te das cuenta de que ya valiste hasta que suena la sirena, en ese momento, vas con todo.

3,2, 1….. tuuuuuuu tuuuuuuuuuuu tuuuuuuuuuu

3.8 kms natación

Respiré profundo y a darle, a las pocas brazadas siento agua en los ojos, ya había probado los gogles y funcionaron a la perfección, ahorita para nada. Me paré y floté para tratar de ajustarlos, afortunadamente no habían muchos atrás de mí. Los “arreglé” y de nuevo al poco tiempo entró agua. Maldita sea, maldita sea, otra vez, de nuevo a ajustarlos, ya de plano muy apretados y a seguir.

Me entró poquita agua, ya prefería nadar, tampoco iba a perder mucho tiempo por eso, así que empecé a nadar. Como a los 10 mins ya estaba mucho mejor, ya sin agua en los goles. Ya iba observando el fondo de la ruta, increíble, corales, pecesillos, muy padre, veía a los buzos, a los demás competidores, la verdad gocé la natación.

El tiempo se me pasó muy rápido,  de vez en cuando alzaba la cabeza para ver la ruta, sin embargo, era más fácil seguir a todos y ver todo por debajo del agua. Ya podía ver claramente todo.

Durante mi preparación nunca nadé más de 3000mts, obviamente el entrenamiento oficial si lo decía, pero se me complicaba nadar más de una hora ya que las clases en la acuática son en ese lapso. Iba por mi nuevo record de distancia en natación de mi vida.

Me sentía muy seguro de terminar tranquilamente y así fue. Vi las escaleras para salir y nadé un poquito más rápido. No podía creer que terminara en 1hr 15 minutos. Me quité los gogles y sentí como mi ojo estaba como raro jajaja como que no enfocaba bien, traía sumido el ojo por haberlos usado tan apretados.

Tiempo final natación: 1hr 15 mins

 

Transición 1

Corrí al rack para tomar la bolsa con las cosas para la bici, entré a la carpa que funcionaba como vestidor. Ahí los asistentes te ayudaban a ponerte lo que necesitaras. Muchos se quitaban el traje de baño y se ponían la ropa de ciclismo, muy pocos como yo, nos quedábamos con el trisuit.

Pasé al baño y comencé a checar mis cosas, me puse el casco, pasé por bloqueador y me fui a mi bici. Al llegar le puse todo lo que necesitaba. Lo hice con mucha calma, no tenía caso apresurarme. Después de 12 minutos salí de la transición y comencé a rodar.

Tiempo final T1: 12 mins

 

ironman2

Ya armado y listo para darle a la bici

 

 

 

180 kms de bici (tres vueltas)

Comencé a rodar sin sentir el viento tan fuerte.  Iba a 30kms/hr cómodamente, esa iba a ser mi velocidad tope. Sinceramente podría haber pedaleado más fuerte, pero me iba a desgastar mucho e iba a llegar sin piernas para el maratón. Cada quien a su paso, no me preocupaba rebasar ni que me pasaran,  pocas veces rebasé competidores. A los 20kms comencé a sentir el viento en contra, mi velocidad bajó a 28kms/hr, no me importó y seguí.

Llegamos a la parte de la playa, era muy padre rodar con el mar del lado derecho, playas vírgenes, viento pegando de lado y un sol a todo lo que daba.  Pasé la zona de special needs y me perfilé para completar mi primera vuelta.

ironman

Rodando a la orilla del mar

 

Al llegar a las orillas de la zona urbana hubo mucha gente humilde que salían a echar porras, gente sentada debajo de árboles o afuera de su casa, muy padre la verdad. Al adentrarnos más, la gente era cada vez mayor, ya de los dos lados de la ruta, con tambores, gritando, echando porras. Mi trisuit trae la palabra “México” por delante, mucha gente me gritaba “México, México!!” en cuanto me veían. Muy emocionante, me estremecí e inconscientemente le di más fuerte a la bici, por unos 10kms me fui hasta a 35kms/hr, pero no me desgasté, las porras son geles para mí.

Terminé la primera vuelta muy bien, pero comencé a tener pensamientos negativos, pensaba  que chance se me podía ponchar la llanta ya que nunca la había usado. Ah, cabe resaltar que nunca practiqué cambiar llantas y para colmo no llevaba bomba. En mis eventos anteriores nunca había ponchado. Mis apuestas eran a que no ponchara o a que si ponchaba, un técnico del evento que pasa en motoneta me ayudara.

Pues si, a los 80kms escuché un ruido, me detuve, revise la llanta trasera…ok, llanta delantera…fuck!!!

 

Luego luego busqué por el técnico y nada. Me hidraté y pues no me quedó de otra que hacer el intento con lo que tuviera. Quité la llanta, busque en mi bolsa de refacciones la única cámara de repuesto que llevaba, busqué las espátulas, pero nada más encontré una, lo que me faltaba.

Con esa única espátula intente sacar la cámara y pues no más no. Mientras ingenuamente intentaba cambiarla, pasó una gringa rodando en sentido contrario sin número. Me preguntó si necesitaba ayuda, no sé porqué pero dije que no.

Tome gatorade, el sol quemaba demasiado. Los participantes pasaban y pasaban y pasaban. No me estresé por los que me rebasaban, me estresaba que no llegaba la moto. Un participante me preguntó si necesitaba ayuda, contesté que una bomba, se paró y tuvimos la siguiente plática:

Participante: qué onda, ya la cambiaste??

Yo: no, todavía no.

P: no, pues cámbiala primero y luego pides la bomba.

Yo: ok.

El participante se fue, la verdad tenía razón, una bomba cuesta entre 200 pesos y de ahí para arriba. Así que pues a seguir “intentando” y esperar a que llegara la moto. Cinco minutos después escuché la plática de dos gringos, estaban hablando que uno se sentía mal, el otro le comentó que siguiera, que no para, que podría estar peor como aquél que estaba con la llanta ponchada… ese era yo.

Diez minutos después me preguntaron si necesitaba algo, contesté que una espátula, un cuate se paró y sacó de su bolsa su espátula y me dijo: “orale, venga, cámbiala y le sigues”, le agradecí y siguió en la ruta.

Bueno, ahora ya tengo dos espátulas, a seguir intentando, sin embargo, no podía. Comencé a pensar que probablemente iba a estar ahí una hora o más en lo que llegaba la moto. Afortunadamente llegó la moto a los 5 minutos.

Sonreí, me dio mucho gusto verlo, porque a este cuate ya lo conocía de los triatlones, siempre está en todos. Platiqué con él y en 1 minuto ya había realizado el cambio. Agradecí mucho su ayuda y le dije que para el siguiente triatlón nos íbamos a ir de fiesta.

Un segundo aire, uuuuffff…. Rodé, en menos de 10kms iba a tener la parada de special needs. Por un momento pasó por mi cabeza el saltármela y seguir por otra vuelta. Recapacité y opté por hacer la parada.

Pedí mi bolsa de special needs. Recargué gatorate, pedialite y …. Y… y mi pepsi kick?? … no puede ser, no estaba. Puse mis galletas de avena, halls, gelly beans, y llené la otra anforita con más gatorate. Comí rápido mi sándwich y tomé una power bar que estaba en la hielera. Pedí asistencia para el bloqueador, en cuanto me lo puso me ardió el cuello y hombro.

Una vez recargado, pensé “sólo 90kms más”. Pasé de nuevo por la zona urbana, gracias a las porras no me mal vibré por no llevar mi pepsi kick. Terminé la segunda vuelta. Rebasé como a 30 competidores desde el cambió de llanta.

Venga, una vuelta más.

No sé si era el cansancio o el viento en verdad era más fuerte. En ocasiones mi velocidad era de 23kms/hr. Lo tomé con calma y rodaba y rodaba. Llegué a la parte de la playa, en las primeras dos vueltas iba usando el aerobar (codos recargados en aerobar, cuerpo inclinado hacia adelante), pero para la tercera vuelta ya iba harto y cansado de esa posición. Ya no veía a muchos competidores, me preocupé un poco. Los últimos 10kms fueron eternos. Saqué la power bar y comí la mitad.

Tiempo final bici: 7hr 6 mins

ironman4

Ya un poco harto de andar en bici

 

Trancisión 2

Bajé de la bici y pedí mi bolsa para correr. Me puse las calcetas y mis tenis, tomé pedialte. Al ir al baño observé que estaba deshidratado (color de la orina muy oscuro), me preocupé, al salir fui como loco a buscar agua, tomé dos botellas y salí al maratón

Tiempo T2 : 8 mins

Maratón 42 kms, (tres vueltas)

Saliendo de la T1 había demasiada gente, era impresionante, todos gritando como locos, muchas porra, agarré mi paso y me fui. Iba como a 4:30mins/km. No sentía cansancio, todo muy bien. La batalla iba a ser contra el calor.

En cuánto veía bolsas de agua tomaba de tres en tres. Dos las guardaba dentro del trisuit y la otra la abría bebía un poco y el resto a la cabeza. Vasos de gatorate y de coca cola se iban como agua. Pedí hielos, los metía en la espalda y pecho.

Llevaba muy buen paso, veía a los otros competidores correr más lento, calculo entre 5:30mins/km y 7:00mins/km.

A los dos kms vi en la ruta de regreso a los de mi equipo.  Los animé y me dije que los iba a alcanzar y rebasar. Pasando los 7kms vi a mi mamá, no sólo estaba echando porras sino que estaba de voluntaria repartiendo naranjas.

Mi objetivo en ese momento era correr en 3hrs 30mins para así recuperar el tiempo perdido por la ponchada. Los primeros 10kms en 44 mins. Adelanté donde se retorna para ir por más vueltas, está el pasillo de la meta. Muchísima gente  en toda la ruta del maratón, pero demasiada desde 1km de la meta, impresionante.

En  la segunda vuelta me encontré a Alex (auxiliar de Allan) me preguntó por mi retraso y le expliqué. Pregunté por el resultado de Allan, contestó que quedó 14vo lugar, mejorando su tiempo en 5 mins quedando en 8hrs 56mins.

Alex corrió a mi lado porque él lo estaba tomando como entrenamiento para su maratón de Mazatlán. Me asesoró sobre el calor, hidratación y ponerme muchos hielos entre las piernas. Lo hice puesto que sentía mi cabeza hervir. Comencé a sentir calambres en las piernas, nunca me habían dado corriendo, a partir de ese momento comencé a comer cuanto plátano hubiera.

Al poco tiempo vi a unos amigos míos que fueron a echarme porras, viajaron desde Mérida, saludé y me gritaron, me dio mucha alegría, gracias Alfredo y Gaby.

De nuevo vi a mi madre y le dije que se fuera a la meta, ya sólo me quedaba medio maratón por delante, lol. Tres kilómetros después rebasé a Poncho.

Terminé la segunda vuelta, sí!!! Una más y ya. Vi a Wally a lo lejos, ya estaba agotado, lo ví muy cansado. Le eché porras y le ofrecí una de las tantas bolsas de agua que traía dentro del trisuit. Lo rebasé y seguí, pero voltee y no vi a Alex, supuse que se quedó con Wally.

Pasé a la altura del rack de special needs de correr, dije mi número y avisé que iba a llegar en un rato más. Al dar el último retorno encontré a un cuate que conocí cuando dejé la bici con el servicio de transporte. Nos saludamos, pregunté por su estado, contestó que ya estaba desecho, le dije que yo igual, ya sentía muchos calambres, le dije que se pegara conmigo si quería…lo hizo.

Nos fuimos juntos, le dí una bolsa de agua y le dije que se la echara en la cabeza. Vi la zona de special y needs y grité mi número. La tomé y saqué lo que necesitaba para cerrar: halls, gatorade de uva y la bandera Azul y Oro doblada y empaquetada.

Mi paso ya era de casi 6mins/km. Ya no iba a lograr llegar en 3hrs 30 mins. A 3kms de la meta le dije: “ya sólo son 3kms, lo del calentamiento”.

1km

A lo lejos vi la luz de la meta, empecé a sonreír. A 100 metros de la meta saqué mi bandera, abrí el empaque y la saqué. Di vuelta a la izquierda, las dos tribunas gritando eufóricas, aflojé el paso y sentí calambres, por un momento pensé que me iba a quebrar.

ironman5

A 10 metros de la meta escuché por el sonido local:

“Aquí viene Carlos Ramos del D.F. competidor 990”

Sentí flotar, al llegar a la meta… escuché en el sonido:

“Carlos…tú.. TU eres un I R O N M A N

ironman6

No, no lloré, no sé por qué, sinceramente ya había soñado con ese momento y creía que iba a llorar, pero extrañamente no fue así. Sonreí muy satisfecho, comencé a caminar, tenía unos calambres de miedo en las piernas, me pusieron la medalla, pasé a que me tomaran la foto y caminé a la zona de masajes.

Tiempo final

Natación 3.8kms 1:14:52
T1 0:11:27
Bici 180kms 7:05:30
T2 0:07:21
Maratón 3:45:16
12:24:26

En la zona de recuperación me encontré con Carlos, me dio mucho gusto saber que le fue muy bien. Comentamos que fue demasiado, que jamás lo volveríamos a hacer. Salí de la zona de transición y me encontré con mi mamá. Me felicitó y me abrazó muy fuerte.

ironman7

Medalla de Finalista Ironman Cozumel 2010

 

Estoy muy satisfecho con el resultado y la experiencia, el sacrificio pagó muy bien.  Un poco molesto por la ponchada, pero muy feliz por haber terminado dentro de mis expectativas. En restrospectiva, veo que lo más difícil fueron los entrenamientos. El sacrificio de no salir a fiestas. El compromiso con el entrenamiento  y con un sueño. Todo eso hizo que el día del evento estuviera bien preparado física y mentalmente, por ratos en crisis, pero en general disfrutando el Ironman.

Agradezco mucho el apoyo de mi familia, en especial de mi madre, a mis amigos que comprendieron lo que quería y me apoyaron en alcanzar mi sueño, a Sebastián y Farid por echarme la mano con la bici y el rodillo.

¿Qué sigue después de esto? … Al terminarlo había dicho que ni uno más… de nuevo hablé sin pensar, me gustaría hacer uno cada dos años. Enfocarme en el 70.3 (medio Ironman: 2kms nadar, 90kms bici y 21kms correr) ya que es una prueba con estrategia, resistencia y velocidad.

Es muy padre pensar que hace 3 años apenas corría 2 veces por semana y que ahora ya terminé un Ironman, todo es posible.

m00kid
@m00kid

Comments

comments

Compartir