De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los menores de 17 años de edad deben realizar por lo menos 60 minutos de actividad física al día, por lo que correr les ayudará a cubrir una gran parte de ese porcentaje.

Si te consideras todo un runner o simplemente te gusta mucho correr, lo más probable es que tus hijos sientan curiosidad por intentar realizar lo que ven hacer a su papá o mamá. Es aquí cuando puedes introducirlos al mundo del running, sin obligarlos.

De acuerdo con los expertos, correr a una intensidad moderada y adaptada a la condición física de cada niño es una buena opción de ejercicio para los pequeños, siempre y cuando no se sientan obligados. “Correr para un niño debe ser, sobre todo, un juego”, expone la doctora española y especialista en el tema Eva Ferrer Vidal-Barraquer.

Si decidimos salir a correr con ellos, tenemos que enfocarlo como un momento de recreo y dejar que ellos den en todo momento su opinión al respecto”, agrega Eva.

La principal recomendación es que, antes de los 12 años, los niños corran como parte de juegos. Después de esa edad, ya se puede pensar en que los pequeños practiquen running como una disciplina constante.

Lo ideal es que los pequeños practiquen varios deportes hasta elegir aquél que más les gusta. Si correr es su elección, los expertos recomiendan que los apuntes a una escuela de atletismo. En estos lugares encontrarán a otros niños de su edad que compartirán su gusto por el deporte, van a practicar juegos que mejorarán su técnica y podrán probar distintas especialidades del atletismo.

Sobre las distancias recomendadas para ellos, estas dependen de su edad:

-Entre 8 y 9 años.- Como normal general, deben realizar carreras contínuas que no excedan los 2 kilómetros. Deben evitar realizar más de 2 o 3 sesiones de entrenamiento a la semana.

-Entre 11 y 14 años.- Sus carreras se pueden ampliar de 3 a 4 kilómetros.

-Entre 15 y 16 años.- Sus distancias pueden llegar a los 8 kilómetros.

Finalmente, se considera que la capacidad para desarrollar la velocidad en un atleta se alcanza en un 95% a los 17 años, en un 100% a los 23 años y a partir de los 25 años comienza a decrecer.

 

Fuentes: ABC.es, SportLife, Sports and Health

Comments

comments

Compartir