Cuando la gente se congrega y alguien estornuda o tose, las gotas que emanan de su nariz o boca hacen contacto con objetos que otras personas pueden tocar, y luego, estas mismas personas tocan su cara, ojos, etc., lo que aumenta el riesgo de adquirir COVID-19, explicó David Nieman, profesor de salud en la Appalachian State University y director del Laboratorio de Desempeño Humano en el campus Carolina del Norte (Estados Unidos) de dicha institución.

Te recomendamos: Lesiones más comunes en corredoras y cómo evitarlas

Por ello, el mejor plan para correr en este momento es hacerlo desde la comodidad de tu hogar y llevando a cabo actividades que metabólicamente sean similares al running, como saltar la cuerda o hacer sentadillas o escuadras. También intenta programar tu entrenamiento con los mismos horarios que utilizabas antes de la cuarentena.

Procura hacer de 30 a 60 minutos de actividad moderada a rápida, ya que ayuda a tu sistema inmunológico a mantener a raya a cualquier virus. Por ello, asegúrate de estar al tanto de lo que está ocurriendo en tu área y si hay restricciones o cuarentenas obligatorias. Asimismo, si estás enfermo(a) o en riesgo de propagar el virus, lo mejor es que no salgas; la mayor preocupación es transmitirlo a aquellos que están en alto riesgo, como las personas de la tercera edad o aquellas que tienen sistemas inmunes debilitados.

Con base en lo anterior, Nieman recomienda hacer algo de ejercicio mientras permaneces en cuarentena para mantenerte saludable. Puedes hacer ejercicios de peso corporal o correr en una cinta o caminadora si cuentas con una en tu hogar, pues son excelentes maneras de mantenerte activo(a) y en forma. Ahora, si estás enfermo(a), evita realizar actividad física hasta que te hayas recuperado.

«Si tienes gripe o COVID-19, o tienes fiebre, las personas enfermas piensan erróneamente que pueden ejercitarse para así sacar al virus fuera de su sistema o mediante el sudor, lo cual es un mito. En realidad es todo lo contrario», advirtió Neiman.

Por ello, lo mejor es que descanses y sigas las indicaciones médicas emitidas por las autoridades de salud. Si tu cuadro es más severo, consulta con un especialista mediante llamada telefónica y ve la posibilidad de acudir a una cita médica presencial.

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir