Entrenar natación en el mar puede llegar a ser muy diferente a hacerlo en una piscina. Sin embargo, sus beneficios pueden llegar a ser incluso mayores.

Te recomendamos: Natación en aguas abiertas, 5 tips que no debes olvidar

Para realizarlo con eficacia, los expertos recomiendan tomar en cuenta algunos consejos clave, como por ejemplo:

1 Ir de a poco.- Lo ideal es entrar en el mar hasta las rodillas para ir midiendo la temperatura, posteriormente nadar 5 minutos en una zona cercana para que el cuerpo se acostumbre a la temperatura del agua y el nadador pueda medir la fuerza de la corriente o el oleaje.

2 Ahorrar energías.- Los expertos aconsejan no nadar de más en contra de las olas, esto con la finalidad de ahorrar energías. Asimismo, al entrar nadando mar adentro, se debe evitar luchar por romper las olas al paso, en su lugar, se debe dejar que las olas eleven al nadador y marquen el ritmo de brazada.

3 Cuidar la respiración.- Al nadar en el mar, la respiración bilateral es clave. De realizarla adecuadamente, siempre se podrá respirar sin tragar agua y además mejorará la orientación del nadador teniendo una referencia de las boyas.

4 Aprovechar la dirección de la corriente.- En el caso de que la marea sea lateral, se debe buscar una dirección de nado más o menos diagonal y contraria a la marea (según su intensidad), para que de esta manera sea la propia marea quien ayude a llegar con el menor esfuerzo posible hacia la boya de seguridad. Nunca se debe luchar nadando contra el mar.

5 Nadar en grupo.- En los casos en que se nade en grupo, el nadador se debe colocar por detrás y al lado hacia donde se dirige la corriente. Al colocarse detrás, el nadador de adelante rompe la lámina de agua y reduce entre un 5 y un 10% la resistencia.

 

Fuente: Sportlife

Comments

comments

Compartir