El dolor de cadera es una de las principales dolencias entre los corredores, sobre todo en aquellos que recién inician o llevan poco tiempo compitiendo de forma regular.

Esta dolencia puede presentarse ya sea directamente en la cadera o alrededor de dicha articulación. Esto quiere decir que es posible que una persona no sienta dolor en la cadera directamente, pero puede que lo sienta en la ingle, en el muslo o en la rodilla.

Te recomendamos: Dolores comunes en corredores y cómo aliviarlos

Sentir dolor en la parte frontal de la articulación, donde la pierna se adhiere al tronco, comúnmente se debe a problemas en la articulación de la cadera. También se puede llegar a sentir dolor asociado con una lesión en la cadera en la parte inferior de los glúteos y en la parte superior de la parte posterior del muslo.

Síntomas

-Incapacidad para mover la pierna hacia la cadera.

-Incapacidad para poner peso en una pierna debido al dolor de cadera.

-Hinchazón alrededor de la articulación.

-Experimentar dolor en la cadera solo cuando se corre.

Las causas más comunes son las distensiones flexoras de la cadera o la tendinitis, las fracturas por estrés y la osteoartritis.

Prevención

Para prevenir cualquier lesión en la cadera, los especialistas recomiendan fortalecer y estirar los flexores. Esto se puede lograr con ayuda de ejercicios como:

-Acostarse de espaldas en el borde de una mesa o cama alta, y dejar caer la pierna exterior del borde.

-Desplazar la pierna trasera completamente extendida. Girar los brazos hacia arriba y extenderlos ligeramente hacia atrás si es posible.

-Agregar levantamientos de piernas a la rutina. Se puede agregar pesas o una banda de resistencia para hacer este ejercicio más difícil.

Otras recomendaciones incluyen:

-Siempre realizar calentamiento antes de hacer ejercicio y estirar después, principalmente los cuádriceps y los músculos isquiotibiales.

-Montar en bicicleta o nadar uno o dos días por semana.

-Correr sobre una superficie lisa y suave, como un sendero, en lugar de hacerlo en el cemento.

-Si se tiene pie plano, utilizar plantillas de calzado especiales y soportes de arco (ortopédicos).

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir