La fuerza y la resistencia son dos de las aptitudes que más se trabajan en la mayoría de los deportes, motivo por el que muchas personas los combinan en sus entrenamientos.

Combinar el entrenamiento de fuerza con entrenamiento de resistencia en un solo programa se conoce como entrenamiento concurrente.

Algunos estudios han encontrado que el desarrollo simultáneo de las capacidades de fuerza muscular y resistencia cardiovascular puede dar lugar a interferencias en las adaptaciones.

Te recomendamos: Beneficios de recurrir a la calistenia en los entrenamientos

¿Qué quiere decir? Lo que estos hallazgos sugieren es que es necesario considerar y aplicar estrategias que permitan minimizar los efectos del entrenamiento concurrente de fuerza y resistencia.

¿Cómo lograrlo? A continuación se ofrecen una serie de claves que se deben tener en cuenta a la hora de combinar entrenamiento de fuerza con entrenamiento de resistencia:

1 Periodización.- Lo ideal es dar una adecuada periodización al entrenamiento, con una alta concentración de carga dirigida a un número reducido de objetivos. Se debe evitar trabajar y mejorar todo la vez.

2 No llegar al fallo muscular.- Se debe evitar llegar hasta el fallo muscular en el entrenamiento de fuerza.

3 Distanciar los entrenamientos.- Se recomienda distanciar los entrenamientos de fuerza y resistencia dirigidos a los mismos grupos musculares. Hacerlo facilitará su recuperación y mejorará la adaptación a los estímulos de entrenamiento.

4 Horario.- Todas las personas tienen sus preferencias, aunque es recomendable trabajar la resistencia por las mañanas y la fuerza por las tardes.

5 Combinación.- Es aconsejable evitar la combinación de hipertrofia muscular y resistencia de alta intensidad. En su lugar, se debe combinar el entrenamiento de hipertrofia muscular y resistencia de moderada intensidad.

6 Sesiones seguidas.- Cuando haya poco tiempo, es válido realizar un entrenamiento de fuerza inmediatamente después de una sesión de resistencia de baja intensidad, siempre y cuando estas no sean agotadoras.

 

Fuente: Vitonica

Comments

comments

Compartir