Con el paso del tiempo se han desarrollado distintas prácticas deportivas, pero también variantes en los entrenamientos. Aspecto que no solo ha demostrado ser benéfico con el desempeño deportivo de las personas, sino también para su salud.

Sobre este último aspecto, un reciente estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Cádiz, en España, encontró que los cambios de intensidad durante el entrenamiento también pueden mejorar la salud de las personas. Siendo clave la alternancia y no tanto la intensidad.

Los efectos encontrados se deben no solo a la diferencia de la intensidad empleada, sino a la propia metodología del ejercicio, indicaron investigadores del departamento de Didáctica de la Educación Física, Plástica y Musical de la citada universidad.

Como, en ocasiones, el ejercicio de muy alta intensidad puede disuadir a las personas físicamente inactivas y no aptas, la moderada puede tener una ventaja práctica y llegar a más población”, expuso David Jiménez Pavón, autor principal del estudio.

Te recomendamos: Los mejores gadgets para practicar deporte

Este tipo de ejercicios podrían servir como un estímulo inicial para motivar a las personas a actividades de una mayor magnitud, además de favorecer la adaptación del organismo al deporte. Otra ventaja de la intensidad moderada intermitente es la facilidad para alcanzar y controlar la consecución de objetivos de entrenamiento, plantearon los expertos.

Las conclusiones del estudio, publicado en la revista especializada British Journal of Sports Medicine, sugieren que el ejercicio de intervalos podría tener un papel beneficioso en la obesidad, tanto en los parámetros de salud como en los factores cardiovasculares.

El entrenamiento a intervalos se refiere, básicamente, a realizar una actividad a distintos ritmos. Por ejemplo, si estás paseando en bici o te encuentras en una bici estática, puedes andar 5 minutos a ritmo normal, seguido de 2 minutos a máxima velocidad; así hasta alcanzar 30 minutos de entrenamiento.

Durante los últimos años, este tipo de entrenamiento ha ganado popularidad debido a sus efectos superiores al ejercicio aeróbico continuo. Este tipo de trabajo se relaciona con la mejora de capacidad aeróbica y, al mismo tiempo, beneficios metabólicos como la oxidación de grasas, debido a que se trabaja con tiempos de esfuerzos en los que la intensidad es mayor, estableciendo pausas de recuperación más cortas.

 

Fuente: Agencia Sinc

Comments

comments

Compartir