Correr es una actividad tan práctica y llena de beneficios que invita a realizarla a casi cualquier persona. Y lo cierto es que, al ser una actividad tan espontánea que nos traslada a muchos momentos de felicidad que vivimos en la niñez, es difícil decirle que no.

Aunque la gran mayoría de las personas puede hacerla sin ningún problema, es conveniente aprender cómo realizarla correctamente. Problemas en la técnica, en el equipo, no calentar bien, entre otras cuestiones, favorecen la aparición de lesiones, mismas que merman nuestro rendimiento y nuestras ganas de seguir corriendo.

Para evitar los esguinces, las torceduras, desgarres y demás lesiones comunes al correr, te recomendamos seguir los siguientes consejos:

1 Estiramientos

Antes de ponerte a correr con todo el entusiasmo del mundo, debes hacer una sesión de estiramientos. Esto permitirá que tus músculos se relajen y se preparen para el ejercicio. De esta manera evitarás que se sobrecarguen mientras corres. En el siguiente video puedes ver algunas recomendaciones para estirarte antes de tu entrenamiento:

Asimismo, debes estirarte al término de tu sesión. De esta manera les estarás avisando a tus músculos que terminaron y los prepararás para entrar en modo de reposo, lo cual te ayudará a evitar posteriores lesiones.

2 Descansa

Como mínimo, debes descansar dos días a la semana. “No tengas miedo en descansar largos periodos de tiempo si es necesario: el cuerpo no puede estar rindiendo al máximo constantemente, incluso los corredores profesionales descansan 3 o 4 semanas al año”, asegura Daniel Martínez Silván, fisioterapeuta de la Junta Directiva de Sociedad española de Traumatología en el Deporte.

3 No corras en máquinas caminadoras

Por tentador que sea correr en un gimnasio o en tu propia casa, el uso de estas máquinas solamente afectan las articulaciones de tus rodillas y favorecen la aparición de lesiones. No hay nada mejor que salir a correr al aire libre.

Conoce más: 10 lugares sorprendentes para correr al aire libre en México

4 Usa el calzado correcto

Los tenis que uses deben ajustarse bien a tus pies y ayudar a amortiguar el impacto al correr. Asimismo, debes cambiar el calzado cada 800K aproximadamente, o cada año, para mantener el apoyo y la absorción de impactos a los niveles correctos.

5 Haz ejercicios de fortalecimiento

Trabajar con pesas y hacer abdominales te ayudarán a garantizar que los músculos y ligamentos son lo suficientemente fuertes para cumplir con lo que se pide de ellos al correr. De este modo también ayudarás a proteger tus articulaciones.

 

Fuentes: The Huffington Post, Sanitas

Videos: runnea.com

Comments

comments

Compartir