Es común que cuando se comienza a practicar algún deporte o actividad física, las personas lleguen a sentir un poco de dolor es ciertas partes del cuerpo.

Esta dolencia es una señal de que los músculos han estado trabajando, por lo que lejos de ser algo de qué preocuparse, quiere decir que el trabajo está rindiendo frutos. En el caso del ciclismo ocurre lo mismo.

Sin embargo, hay que saber diferenciar cuando un dolor es producto del esfuerzo y cuando es señal que algo va mal, como la aparición de una posible lesión.

Entre los ciclistas novatos, por ejemplo, es común que tras dar sus primeros paseos sientan un poco de dolor en la espalda baja o el trasero. No obstante, este dolor deja de ser común cuando se siente reiterativamente y ya no se es novato.

Te recomendamos: 5 malos hábitos de entrenamiento que debes evitar si eres ciclista

Sentir esta clase de dolor cuando ya se tiene cierta experiencia pedaleando es señal de que algo va mal con el sillín de la bici.

La importancia del asiento adecuado

El sillín adecuado es de suma importancia para realizar traslados en bicicleta seguros y cómodos, pero sobre todo, para evitar ese molesto dolor.

Además, contar con un asiento inadecuado no solamente traerá consigo dichas molestias, también puede acarrear padecimientos físicos e incluso ocasionar lesiones.

Consejos

Para evitar dolores ocasionados por el sillín de la bici, los expertos recomiendan prestar atención a tres puntos clave:

1 Altura del asiento.- Es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta, ya que la altura adecuada ayudará a tener una posición correcta y estable de la cadera. Asimismo, ayudará a evitar lesiones en las rodillas y aprovechar mejor la energía del pedaleo. Para conocer la altura adecuada nos debemos parar con la bicicleta a un costado, y posicionar el tope del asiento a la altura de la cintura.

2 Superficie.- Lo más aconsejable es que la superficie del sillín sea plana y con cierta rigidez. Si bien un asiento blando o muy acolchado puede ser una tentación, se deben evitar, ya que esta clase de asientos solo son cómodos durante unos 20 minutos, pero después suelen causar diversas molestias.

3 Materiales.- Se aconseja optar por aquellos acolchados en gel, ya que estos brindan mejores resultados que los tradicionales de espuma. La parte trasera del asiento será mejor que sea ancha, ya que esto favorece la oxigenación de la zona baja.

 

Fuente: La Bicikleta

Comments

comments

Compartir