Un triatlón es una prueba física tremendamente desafiante para cualquier atleta, ya sea amateur o profesional. Natación, ciclismo y carrera: tres disciplinas deportivas exigentes cada una de ellas, pero que sumadas son todo un reto.

Un gran número de deportistas que se interesan por participar en un triatlón por primera vez tienden a resistirse por un motivo: no han nadado o no practican natación en aguas abiertas de forma frecuente.

Te recomendamos: 5 consejos indispensables para participar en tu primer triatlón

Aunque no lo parezca, este escenario suele ser bastante común. Sin embargo, es fácil de enfrentar, basta con seguir algunos consejos:

1 Planificar

Lo ideal comenzar a practicar natación dos días a la semana, y combinarlo con una salida corta de running. Si nunca has entrenado en aguas abiertas, es recomendable preparar una tabla que te ayude a medir tu progreso y a llevar un seguimiento.

2 Definir metas cortas

Al empezar a practicar natación es importante marcarse metas cortas en los entrenamientos, es decir, no pensar en nadar 2 mil metros de corrido, sino bloques de 500 metros. De este modo la meta a superar será alcanzable a corto plazo, lo que aumenta la motivación.

3 Pulir la técnica

En la natación, como en todos los deportes, la técnica es importante. En los triatlones se debe saber distribuir la energía, y cuanto mejor sea nuestra técnica menos energía invertiremos en el agua. Para mejorar tu técnica puedes ir con un compañero que te pueda echar un cable o grabarte durante el entrenamiento debajo del agua. Después lo puedes ver en casa y te sirve para saber dónde puedes mejorar.

Existen algunos materiales que pueden ayudar a mejorar la técnica, como los tubos frontales o las palas finger paddle. El tubo te permite concentrarte en la técnica de la natación, eliminando las dificultades relacionadas con la respiración. Las palas a mejorar la técnica de la brazada tanto en la entrada al agua como dentro de ella.

4 Lánzate al mar

Tras un par de meses entrenando en la piscina, es el momento de adentrarse en aguas abiertas. Es muy importante prepararse bien, ya que nadar en aguas abiertas es muy diferente a entrenar en la piscina, pues cambia la respiración, la orientación, los apoyos en la respiración y durante la prueba.

 

Fuente: Decathlon

Comments

comments

Compartir