Fumar es, lamentablemente, una de las principales adicciones que imperan en la sociedad mundial actualmente.

Los cigarros están compuestos por una serie de sustancias químicas nocivas que se han relacionado con diversos efectos negativos en la salud, por lo que fumar resulta completamente imposible de recomendar.

Fumar afecta la salud en general, el sistema respiratorio y, por ende, el rendimiento deportivo. De acuerdo con diversas investigaciones, los efectos negativos del cigarro son más perjudiciales que los beneficios que aporta correr.

Te recomendamos: Tips para correr después de los 40 sin problema alguno

Debido a ello, correr o practicar cualquier deporte no es excusa para fumar. Esta adicción es perjudicial en personas que realizan o no deporte.

Motivos para no hacerlo

Algunos de los principales efectos negativos que el cigarro tiene en los corredores son:

1 Reduce el aporte de oxígeno.- Fumar reduce en un 10% la capacidad de transporte de oxígeno sanguíneo, lo que disminuye el rendimiento físico, debido a que los glóbulos rojos que transportan el oxígeno a los tejidos se encuentran intoxicados por el monóxido de carbono que producen los cigarros.

2 Daña los pulmones.- Fumar afecta piezas claves en el sistema respiratorio, provocando que resulte más difícil para los pulmones tomar oxígeno y dificultando deshacerse del dióxido de carbono.

3 Afecta al corazón.- Aumenta la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea, por lo que el corazón debe esforzarse más al correr.

4 Reduce beneficios.- Fumar reduce de forma importante los beneficios propios de la actividad física.

5 Disminuye la fuerza muscular.- Debilita a los músculos y la flexibilidad, dos factores importantes en el rendimiento deportivo de corredores.

6 Altera los patrones de sueño.- Fumar afecta la cantidad y calidad de horas de sueño, factor que impacta negativamente en el desempeño físico.

 

Fuentes: Runner’s World, Runfitners

Comments

comments

Compartir