Andar en bicicleta y viajar son dos actividades que despiertan pasión en un gran número de personas. Lo mejor de todo es que ambas son totalmente compatibles entre sí, de ahí la actividad conocida como cicloturismo.

Se trata básicamente de lo que sugiere su nombre: conocer y recorrer destinos turísticos montados en una bicicleta. Se trata pes, de la conjunción de dos grandes pasiones.

No hay quizá mejor mejor manera de combinar el turismo con el deporte, que disfrutar de un viaje en bici. El cicloturismo nos permite visitar lugares de interés turístico transitando por carreteras tranquilas y disfrutando plenamente del trayecto, no solamente del destino.

Te recomendamos: 7 alimentos indispensables en la dieta de un ciclista

Algunas de las principales ventajas del cicloturismo incluyen:

1 Acceder a los pueblos y ciudades por caminos menos comunes y transitados.

2 Satisfacción de poder contemplar la naturaleza, belleza y encanto de los lugares menos frecuentados por el turismo tradicional.

3 Permite conectar más estrechamente con los caminos sin perder detalle del recorrido.

4 Brinda una sensación de plena libertad, ya que puedes seguir tus propias rutas turísticas.

5 Además de conocer nuevos lugares y disfrutar del paisaje, estarás realizando ejercicio cardiovascular. Este tipo de ejercicio beneficia al corazón, los pulmones y el aparato circulatorio al contribuir a que el organismo haga uso del oxigeno de forma más eficiente.

Para disfrutar al máximo del cicloturismo, es importante que te tomes estos viajes con calma. Lo mejor es ‘perderse’ en algún lugar que nos cautive, detenernos a contemplar los parajes naturales, sin prisa, pues no estamos en una competición.

Para ello, se requiere una bici con algunas características especiales. Las características a tener en cuenta, si estas por adquirir una bicicleta para viajar, es la ligereza y sencillez así como la seguridad y firmeza.

Es muy importante que la dimensión del cuadro sea lo más ajustada posible a la talla del ciclista, así también el sillín y el manillar.

 

Fuente: Viaja en Bici

Comments

comments

Compartir