Un triatlón es la suma de tres disciplinas: natación, ciclismo y carrera y es por eso que requiere de una preparación a tope.

Este deporte sirve para activar el metabolismo lo que implica sintetizar más rápido los nutrientes y aumentar el gasto calórico en reposo. Entre más intenso sea el ejercicio, mayores calorías se queman después de la sesión de entrenamiento.

El entrenamiento de triatlón obliga a utilizar la mente para diseñar las mejores estrategias para afrontar la competencia. Brinda una compensación musculo-esquelética, ausencia de lesiones, debido al entrenamiento complementario de las tres disciplinas donde no sólo se carga en exceso un grupo muscular.

Copiar el entrenamiento de alguien que lleva más tiempo en el triatlón no es correcto ni proporcionará beneficios para un principiante. La rutina debe adaptarse a las necesidades y posibilidades de cada triatleta donde además, es muy importante tomar en cuenta las horas del día que le podrá dedicar al entrenamiento.

Por ejemplo, si se trata de un triatleta que nunca ha entrenado fuerza, se le debe introducir de forma general sin grandes cargas y así tendrá que ir subiendo la carga poco a poco para no llegar a un punto de agotamiento y querer tirar la toalla.

En el momento en el que van haciendo del entrenamiento de triatlón parte de su vida y ya tienen una rutina es cuando empiezan a venir los beneficios y los buenos resultados en las competencias.

Otro beneficio del triatlón es que ayuda a manejar el estrés que forma parte de muchas personas por el ritmo de vida tan acelerado y también la ansiedad que puede llevarnos a comer en exceso, fumar, tomar…

Desde la arista que se le vea, el triatlón es un ejercicio que favorece el estilo de vida.

Comments

comments

Compartir