Todos sabemos la importancia que tiene el beber agua a diario, es algo que nos ha sido repetido desde que somos niños. La cantidad de agua que tenemos que consumir diariamente varía dependiendo nuestro peso, edad y nivel de actividad física; no obstante, siempre oscila entre 1.5 y 3 litros.

Cabe mencionar que una parte importante de nuestra ingesta diaria de agua proviene de los alimentos que consumimos (entre un cuarto y la mitad), mientras que el resto lo tenemos que beber directamente.

El agua está relacionada con múltiples beneficios para nuestra salud, desde regular nuestra actividad intestinal hasta mantener una piel saludable. Sin embargo, el ajetreo de nuestro día a día, aunado a nuestras actividades físicas, nos hacen recurrir a diferentes formas de beber agua: el grifo o filtro en nuestra casa, el garrafón de la oficina o agua embotellada.

Aunque recientemente ha comenzado a surgir una nueva opción: el agua en caja. Se trata de agua empaquetada en envases parecidos a algunas presentaciones de leche y jugos. Es decir, vienen en un cartón especial. Y es aquí donde surge una pregunta importante para los deportistas, ¿qué opción es la más sustentable: en caja o embotellada?

 

Agua en caja

A favor:

-El principal beneficio de consumir agua en caja es el impacto en el medio ambiente que tienen los materiales que se utilizan para fabricar los empaques. Una caja de cartón es menos dañina para el ambiente que el plástico o vidrio.

-Los envases de cartón dejan hasta un 64% menos de huella de carbono que los de plástico o vidrio durante todo su ciclo de vida, según datos del Instituto Alemán de Investigación en Energía y Medio Ambiente.

-Las cajas llegan plegadas al punto de partida del agua, lo que contamina hasta 67 veces menos que transportar botellas vacías de plástico o vidrio.

En contra:

-Al ser una iniciativa relativamente nueva, aún es complicado encontrar estas presentaciones de agua en el mercado.

-Aún se desconocen posibles riesgos a la salud asociados a este tipo de empaquetado.

 

Agua embotellada

A favor:

-El agua embotellada llega al consumidor tal como brota del manantial.

-En su proceso de envasado, se siguen unos rígidos protocolos con el fin de asegurar que la pureza original del agua se mantenga inalterable.

-Al tener una composición química constante y característica, están obligadas por ley a indicar su origen y composición en su etiquetado, lo que facilita al consumidor la elección del agua que más se adapte a sus necesidades.

-Es fácil de adquirir.

En contra:

-Gran parte de los envases acaba en la basura sin que llegue a reciclarse más de un 20%.

-Una botella de plástico abandonada en un entorno natural puede tardar hasta 1,000 años en biodegradarse.

-La mayoría de las botellas están hechas de polietilen tereftalato (PET), un plástico derivado del petróleo y que ha demostrado tener la presencia de residuos de ftalatoslos, los cuales afectan negativamente a la salud.

¿Cuál opción te parece la más saludable y sustentable? Déjanos tu opinión en los comentarios.

 

Fuente: EnCajaMejor.com, Hacemos Vida Sana, Eroski Consumer, Salud180

Comments

comments

Compartir