El sobrealcance se refiere a un entrenamiento intenso a corto plazo, sin recuperación suficiente, que excede la capacidad de un individuo para realizarlo. La recuperación exitosa de un sobrealcance puede ocurrir dentro de unos días o hasta en dos semanas con una intervención de recuperación adecuada, así lo indica la National Strength and Conditioning Association.

Te recomendamos: ¿Cómo fortalecer los músculos del hombro para evitar una lesión?

El sobrealcance puede derivar en un sobreentrenamiento, así como en una disminución en el rendimiento deportivo. Este ocurre gradualmente, por lo que tarda varias semanas o meses en desarrollarse. Ante ello, es importante que te mantengas atento a cualquiera de los siguientes signos o síntomas, procurando tomarte unos días o algunas semanas de descanso si llegaran a presentarse:

  1. Aumento de la frecuencia cardíaca en reposo (los atletas más experimentados pueden tener una frecuencia cardíaca en reposo por debajo de 60 latidos por minuto, y pueden llegar incluso a los 40 latidos por minuto).
  2. Depresión o alteraciones del estado de ánimo.
  3. Aumento en la incidencia de resfriados y gripe.
  4. Lesiones por uso excesivo de un grupo de músculos.
  5. Dolor muscular y articular.
  6. Fatiga.
  7. Insomnio.
  8. Disminución del apetito.
  9. El estancamiento o empeoramiento de tu rendimiento no mejora con el descanso o al reducir tu entrenamiento.

Los especialistas recomiendan el descanso para permitir que tu cuerpo se recupere del sobrealcance. También debes acudir con un profesional médico si es necesario.

No obstante, si solo estás ligeramente adolorido(a), continuar practicando ejercicio puede brindarte alivio, pero ten en cuenta que es una solución temporal.

 

Fuente: National Strength and Conditioning Association / American Council on Exercise

Comments

comments

Compartir