Viajar y correr son dos actividades que, por separado, ya son bastante atractivas y disfrutables. Ahora, si estas van de la mano, las ganas y motivación se encontrarán a tope.

Viajar para correr es una tendencia que cada vez más va en fuerte aumento. Competir en una carrera es el mejor pretexto para empacar los tenis y acumular kilometraje, tanto viajando como corriendo.

Te recomendamos: 7 cosas que no sabías sobre el running

Para que tu viaje esté lleno solo de experiencias positivas, te recomendamos algunos consejos indispensables:

1 Llévate puestos los tenis con los que correrás. De esta manera, si tu equipaje se llegara a extraviar, aún podrás correr.

2 Si viajas en avión, usa calcetas de compresión durante el vuelo, así incrementarás la circulación y reducirás la inflamación.

3 En tu equipaje de mano es indispensable que lleves: un par de tenis de repuesto, la ropa y accesorios básicos para la carrera, barras de proteína, frutas, almendras y arándanos; itinerario de viaje con confirmaciones y direcciones.

4 También puedes complementar con audífonos y tapones para los oídos.

5 En tu equipaje para documentar no olvides incluir la confirmación de inscripción a la carrera en versión impresa y digital, así como el mapa de la ruta (de existir y ser posible, descarga la aplicación de la carrera a tu celular).

6 Revisa el pronóstico del clima antes de empacar. De preferencia lleva una muda para correr con calor y otra para frío, nunca sabes con qué te toparás.

7 Asegúrate de llevar bloqueador solar resistente al sudor, bálsamo labial con bloqueador solar, vaselina para evitar rozaduras, un botiquín básico, vitamina C para tomar inmediatamente después de la carrera, geles o gomitas energéticas, lentes para sol y visera.

8 No está de más llevar algo de ropa y zapatos cómodos para recorrer el lugar antes o después de la carrera, calcetines específicos para correr, una sudadera vieja que puedas tirar tras la salida de la carrera y una chamarra para abrigarte terminando de correr.

9 Finalmente, puedes llevar contigo una cámara fotográfica, en caso de que la cámara de tu celular no cuente con una alta resolución.

 

Fuente: Araiz Corre, Runner’s World

Comments

comments

Compartir