De acuerdo con especialistas de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, los esguinces de tobillo al correr pueden ocurrir cuando el tobillo se enrolla, se tuerce o gira de forma incorrecta debido a un mal apoyo o a un soporte incorrecto.

El dolor, así como la sensibilidad y la hinchazón, son síntomas típicos de un esguince de tobillo.

Te recomendamos: ¿En qué fechas del año es recomendable entrenar para tu próximo maratón/medio maratón?

Por ello, y para ayudar a prevenir este tipo de esguinces en los runners, la clínica sugiere lo siguiente:

  1. Calienta bien antes de hacer tu rutina de entrenamiento.
  2. Ten cuidado cuando trotes o corras en una superficie irregular.
  3. Usa una abrazadera de soporte o cinta adhesiva en tu tobillo si se encuentra débil o si previamente sufrió una lesión.
  4. Utiliza zapatos que te queden bien y te brinden el soporte adecuado.
  5. Minimiza el uso de calzado con suelas elevadas.
  6. No participes en carreras para las que no estás preparado(a) físicamente.
  7. Mantén tus músculos fuertes y flexibles.
  8. Practica entrenamiento de estabilidad y ejercicios de equilibrio.

NOTA IMPORTANTE: Los ligamentos del tobillo ayudan a estabilizar las articulaciones de tus pies y piernas, evitando movimientos excesivos. Un esguince de tobillo ocurre cuando los ligamentos son forzados más allá de su rango normal de movimiento. La mayoría de los tobillos que se tuercen propician lesiones en los ligamentos en el lado externo del tobillo.

El tratamiento para este tipo de esguince depende de la gravedad de la lesión. Aunque tomar ciertas medidas de autocuidado y analgésicos de venta libre podría ser todo lo que necesitas para recuperarte, quizás sea necesaria una evaluación médica para descubrir qué tan grave es tu esguince y determinar el tratamiento adecuado para tu lesión.

 

Fuente: Mayo Clinic

Comments

comments

Compartir