Las bajadas -o descensos- suelen ser todo un reto para los ciclistas, en especial durante las competiciones. Esto se debe, en gran parte, a que una pequeña distracción puede costar caro, desde un retraso en la marcha hasta una caída.

Para poder afrontar sin miedo las bajadas en el ciclismo es necesario practicarlas de forma cotidiana, y aprender cuál es la mejor forma de prepararse.

Conoce más: ¿Por qué es importante que los ciclistas trabajen su flexibilidad?

¿Cómo lograrlo? Los especialistas recomiendan tomar en cuenta los siguientes aspectos:

1 Tamaño del manillar.- La forma más efectiva de mejorar el control sobre la bici durante una bajada es ampliar el brazo de palanca. Para conseguirlo, es recomendable adquirir un manillar de 66 o 68 cm.

2 Elevación de las manos.- Para tener un mejor control de la bici en las bajadas se puede probar a subir en 2 o 4 cm la posición de las manos a base de espaciadores entre la potencia y el cuadro, ya sea con una potencia con más ángulo o con un manillar de doble altura más alto.

3 Retrasar el sillín.- Llevar el peso más retrasado ayuda a descargar peso de la rueda delantera, y por lo tanto, será más dócil a la hora de manejarla y tirar de ella para superar obstáculos. Se puede probar retrasando un poco el sillín.

4 Adquirir una tija telescópica.- Este aditamento puede ayudar a bajar con más libertad de movimientos sobre la bici.

5 Agarre de las ruedas.- La elección de unas cubiertas de rueda con mayor agarre brinda un mayor nivel de confianza a la hora de bajar, compensando el mayor rozamiento en las subidas.

6 Entrenar la técnica.- Para afrontar las bajadas de mejor manera se recomienda dedicar una hora a la semana a derrapar, saltar y trabajar el equilibrio.

7 Suspensiones.- Aunque al principio sea un poco complejo, es aconsejable esforzarse por aprender a regular los ajustes de la suspensión, para poder sacarle mayor provecho.

Fuente: Mountain Bike

Comments

comments

Compartir