Practicar constantemente ejercicio es benéfico en diversos aspectos: ayuda a mantenerse en forma, evita el sobrepeso, mejora el sistema inmunológico, entre otros diversos efectos muy favorables para la salud integral de las personas.

Sin embargo, es importante que, cualquier deporte o disciplina que se practique, se haga con moderación y cuidado. Ya que realizar alguna actividad física de forma inadecuada o con excesos puede comprometer nuestra salud deportiva.

Te recomendamos: 5 saludables hábitos que te ayudarán a vencer el cansancio

Para evitarlo, te compartimos algunos consejos eficaces:

1 Consultar con expertos.- Primero que nada, y antes de iniciar práctica deportiva alguna, es recomendable consultar con un experto para que nos oriente sobre cómo realizar de forma adecuada dicha actividad.

2 Realizar calentamiento.- Aunque sea de 5 minutos de duración, es importante movilizar los diferentes grupos musculares y articulaciones de forma suave antes de iniciar nuestro entrenamiento. El calentamiento es la mejor manera de preparar al cuerpo para realizar una actividad física de mayor intensidad. Asimismo es fundamental calentar para prevenir posibles lesiones musculares.

3 Enfriamiento.- Tras realizar nuestra sesión de entrenamiento, es importante ir reduciendo la intensidad de forma progresiva. Realizar movimientos de relajación y estiramientos evitará un enfriamiento brusco de los músculos.

4 Cuidar la alimentación.- Alimentarse según nuestras necesidades nutricionales y energéticas es un punto clave. Para hacerlo de forma correcta se recomienda consultar un nutriólogo.

5 Correcta hidratación.- Mantenernos bien hidratados antes, durante y después del ejercicio es fundamental para no poner en riesgo nuestra salud. Procura tomar entre litro y medio y dos litros de agua natural al día. A no ser que seas un atleta de alto rendimiento, evita el consumo de bebidas deportivas, para entrenamientos que duren menos de 60 minutos basta el agua para hidratarse.

6 Avanzar progresivamente.- Aunque el ejercicio es saludable, se debe evitar la práctica excesiva o retomar una actividad deportiva de manera brusca, pues hacerlo aumentará el riesgo de sufrir alguna lesión.

7 Escucha a tu cuerpo.- Es importante no continuar haciendo ejercicio si se nota alguna molestia o dolor, ya que podría provocar sobrecargas innecesarias y molestas.

 

Fuente: Sanitas

Comments

comments

Compartir