La meta de todos los deportistas, ya sea profesionales o amateurs, es superarse. Traspasar sus límites y buscar nuevos desafíos.

Y para todo deportista no hay nada más desafiante que superarse a sí mismo. En los corredores, por ejemplo, reducir sus tiempos durante las carreras es una motivación extra.

Tanto para corredores expertos como para novatos, los 5K son una de nuestras distancias favoritas. Se trata de competiciones ideales para debutar, o para mejorar nuestro tiempo.

Te recomendamos: 5 tips de entrenamiento para mejorar la resistencia en corredores

Pero, ¿qué podemos hacer para mejorar nuestro tiempo en esta distancia? Existen varios consejos que te pueden ayudar a cumplir este objetivo:

1 Ya seas principiante o un corredor experto, no debes olvidar que para mejorar tu tiempo debes ir avanzando paulatinamente. De inicio, debes ser capaz de correr con facilidad cerca de 25K por semana.

2 El aumento de tu velocidad debe ser poco a poco. Se recomienda incluir un día de series a tu entrenamiento semanal (el día que mejor te acomode). De esta manera estarás corriendo por encima de tu tiempo de competencia, lo cual te hará correr más rápido y de forma potente.

3 Debes tomarte un día para relajarte del tiempo de competencia. Un día a la semana dedícate a ir a un ritmo bajo. Este tipo de entrenamiento te ayudará bastante a empezar con tranquilidad y terminar tu carrera a buen ritmo.

4 A tu plan de entrenamiento semanal agrega un día comodín, es decir, si te sientes con energía después del entrenamiento de velocidad sal a trotar 5k, pero si estás cansado y no podrás completar toda la distancia, mejor descansa. Es fundamental no sobreexigir a tu cuerpo.

5 Opta por realizar recorridos largos. Un día a la semana, corre distancias largas a un ritmo de trote. Esto te ayudará a tener una mejor estrategia en la carrera de 5K.

6 Todas las semanas debes descansar al menos un día o dos, depende de cómo te sientas. Aunque se trata de una preparación para una distancia corta, necesitas días de descanso.

7 Corre de forma inteligente. El día de la carrera tienes que seguir la misma rutina. Calienta durante 10 minutos y realiza unas rectas de 100 metros antes de empezar. De esta manera, cuando comience la carrera tu pulso estará elevado, pero no te preocupes, tras correr el primer kilómetro un poco por debajo de tu ritmo ve más rápido y disfruta el resto de la carrera.

 

Fuente: Runner’s World

Comments

comments

Compartir