Como deportista, está bien si te exiges a ti mismo constantemente. Sin embargo, cuidar de tu cuerpo también debe estar dentro de tu rutina.

Gozar de una buena salud y estar al tanto de nuestro cuerpo no solo nos ayudará a rendir mejor en nuestro deporte favorito, sino también en el día a día.

En este contexto, una de las partes de nuestro cuerpo que más atención debe recibir son las rodillas. Ya que están expuestas a recibir grandes cargas, tracciones y presiones, y más si llevas un ritmo de vida activo.

Te recomendamos: Cómo evitar las lesiones más comunes al correr

La rodilla es una articulación vulnerable, por lo que es importante tomar precauciones y hacer lo posible por cuidar la salud de dicha articulación. A continuación te compartimos algunos consejos que puedes seguir para cuidar de tus rodillas:

1 Cuida tu peso corporal

Se calcula que cada kilo extra ejerce por lo menos una presión de 5 kilos más sobre la rótula al momento de bajar escaleras o correr.

2 Elige el calzado adecuado

Si corres, lo ideal será usar un calzado que se adapte a tus pisadas y peso corporal. El calzado equivocado puede ocasionar lesiones.

3 Aplica la técnica adecuada

Una mala técnica al momento de correr puede derivar en una lesión. Es fundamental tener una preparación y técnica adecuada para rendir al máximo sin ningún inconveniente. Puedes consultar con un especialista o un corredor experimentado sobre la técnica correcta al correr.

4 Realiza estiramientos

Antes de cada entrenamiento debes calentar correctamente, incluyendo siempre una sesión de estiramientos. Asimismo, debes tratar de estirar tus piernas aún fuera del ámbito deportivo, los expertos recomiendan levantarse y caminar por lo menos cada hora para poder mover las rodillas de vez en cuando.

5 Cuida tu alimentación

Come de forma equilibrada y consume alimentos ricos en vitaminas A, C y D, así como ácidos grasos omega-3.

6 Realízate chequeos médicos

Tanto antes de comenzar a entrenar de forma constante como tras una lesión, realízate chequeos médicos para asegurarte de que no corres ningún peligro.

7 Elige los deportes de bajo impacto

Si tienes algún problema de rodilla puedes optar por realizar actividades de bajo impacto, como andar en bicicleta o nadar.

 

Fuente: SportAdictos

Comments

comments

Compartir