Correr es uno de los deportes que más gente practica en la actualidad. Esto se debe en gran parte a su facilidad para practicarlo y a los abundantes beneficios que ofrece.

No obstante, algo que pocas personas conocen es que correr con frecuencia puede generar algunos problemas de piel, los cuales aparecen generalmente por la exposición al sol, la fricción del movimiento y la generación de humedad debido al sudor.

Te recomendamos: 5 valiosos consejos de entrenamiento para corredores principiantes

Algunos de los problemas dermatológicos típicos en corredores incluyen:

-Quemaduras de piel.

-Irritación y picor en la piel.

-Ampollas.

-Rozaduras.

-Pezón del corredor (irritación moderada de uno o ambos pezones).

¿Cómo prevenir su aparición?

Para poder correr disfrutando y rindiendo al máximo, la doctora Sandra Fernández, experta en dermatología pediátrica, recomienda seguir algunos consejos:

1 Evitar salir a correr en las horas donde hay mayor radiación solar (entrenar preferentemente en las mañanas, después del atardecer o en las noches).

2 Utilizar protector solar con un SPF mínimo de 30 y aplicárselo por lo menos media hora antes de salir a correr.

3 Utilizar calzado que favorezca una adecuada transpiración y sea de la talla correcta (que no quede justo).

4 Poner vaselina en los pies para evitar la fricción.

5 Usar prendas sin costuras, emplear vaselina o lubricantes específicos y usar ropa técnica diseñada para absorber el sudor y ofrecer mejor ventilación.

6 Colocar vaselina o cubrir los pezones con un apósito (cubierta de gasa, algodón u otro material esterilizado).

 

Fuente: Grupo de Dermatología Pedro Jaén

Comments

comments

Compartir