Agotarse o cansarse suele ser uno de los principales obstáculos y enemigo a vencer para la gran mayoría de los corredores, ya sean amateurs o profesionales.

Y no es para menos. Cuando se inicia un entrenamiento o una competencia, la mente de algunos corredores se llena de incertidumbre sobre en qué momento llegará al límite de su resistencia física, y si podrá completar o no los kilómetros planeados.

Te recomendamos: 9 consejos para mejorar la técnica al correr

La buena noticia es que, a pesar de que el cansancio es algo natural e inevitable, lo que sí se puede hacer es seguir algunas recomendaciones para retardarlo lo máximo posible, de manera que las señales de fatiga comiencen a manifestarse de manera más postergada.

Consejos

Expertos recomiendan seguir algunas pautas para que el cansancio no aparezca demasiado pronto en los corredores:

1 Acortar la zancada.- Está demostrado que el hecho de dar más pasos por minuto -reduciendo la extensión de la zancada- puede contribuir a correr de forma más eficaz. Ya que de este modo se ahorra más energía.

2 Alimentación.- La calidad de los alimentos que se consumen suele ser un aspecto subestimado por la mayoría de corredores que recién inician. Para aumentar las reservas de energía, expertos aconsejan el consumo de alimentos ricos en carbohidratos, como pan de salvado y queso crema o fruta y yogur, de 2 a 4 horas antes de correr.

3 Hidratación.- Beber agua antes, durante y después del entrenamiento es vital no solo para evitar los efectos perjudiciales de la deshidratación, sino también para mantener óptimos los niveles de energía del organismo.

4 Relajar brazos.- Cuidar la oscilación y el desplazamiento de los brazos contribuye a optimizar el consumo de energía al correr.

5 Vista fija.- De acuerdo con especialistas, mantener la vista fija en un objetivo frontal -y no hacia los costados- ayuda a que la distancia a recorrer se sienta más corta, ya que propicia la sensación de cercanía.

 

Fuente: Infobae

Comments

comments

Compartir