La resistencia es uno de los pilares para los corredores, siendo una de sus principales preocupaciones, sobre todo en los runners que recién inician sus entrenamientos.

De la resistencia dependerá qué tanto se pueda ‘aguantar’ corriendo, además permitirá superar retos cada vez más grandes.

Para mejorar la resistencia solo existe un camino: la constancia en los entrenamientos.

Te recomendamos: 10 tips de entrenamiento para tu primer maratón

Si bien no existen soluciones milagrosas, lograr aumentar la resistencia al correr depende de algunas técnicas simples en los entrenamientos. Sin embargo, al final de día, los progresos dependerán de la constancia y dedicación de cada corredor.

1 Días de descanso

Una adecuada planificación semanal de entrenamientos debe incluir días de descanso. Estos días son muy importantes para que te recuperes del esfuerzo realizado. Aunque muchas personas que recién empiezan creen que hay que entrenar duro todos los días y que cuantas más horas, mejor, esto no es así exactamente.

Idóneamente, se debe empezar entrenando 3 días a la semana con descansos en el día intermedio. Es decir, puedes entrenar lunes, miércoles y viernes, descansando martes y jueves.

2 Variación

Los primeros días puedes entrenar en sitios que te resulten familiares, sin embargo, con el paso de las sesiones, es importante cambiar de recorridos, para que no estanques tus progresos.

Evita realizar siempre el mismo tipo de entrenamiento y los mismos minutos. Lo ideal es que aumentes progresivamente el tiempo y la distancia. Si te cansas, es preferible continuar andando que detenerte completamente. Cuando te termines de recuperar, vuelve a trotar muy suave.

3 Series

Conforme avances en tiempos de carrera, será beneficioso que no solo hagas resistencia de larga duración. Puedes realizar series (de 3 a 4) de 300 metros a mayor velocidad, andar entre medias y volver a realizarlo. Para este tipo de entrenamiento es bueno conocer las distancias del lugar donde entrenes, una pista de atletismo o un campo de futbol puede servirte perfectamente.

4 Ritmo

Otra buena opción es correr menos tiempo pero a mayor ritmo. No siempre ir aumentando el tiempo de carrera, sino aumentar la intensidad e ir disminuyendo el tiempo.

5 Respiración

Lleva a cabo sesiones centradas en controlar la respiración (nariz-boca). Asimismo, complementar el running con otros deportes o actividades, como la natación o andar en bicicleta, pueden ayudarte a mejorar tu resistencia aeróbica.

 

Fuente: Deporte y salud

Comments

comments

Compartir