Todos los deportistas, desde profesionales hasta amateurs, buscan ganar y superarse continuamente. Siempre quieren romper sus límites y, para logarlo, se exigen al máximo en los entrenamientos.

No obstante, para lograr resultados óptimos no basta con entrenar. Triunfar en el deporte no solo exige pasar horas perfeccionando nuestro desempeño, también requiere de una buena nutrición.

Muchos deportistas comprenden que para triunfar necesitan cuidar su alimentación. Lamentablemente, la mayoría de ellos comprende este punto en la recta final de su juventud. Pero imagina lo que pasaría si todos los deportistas estuvieran conscientes de la importancia de sus nutrición al principio de su juventud. Los ayudaría a llegar más lejos.

Te recomendamos: Los mejores hábitos de alimentación para triatletas

Algunas reglas básicas que cualquier persona que practique algún deporte de forma cotidiana debe saber y llevar a cabo son:

1 Alimento = combustible

Tomemos como ejemplo a un automóvil (tu automóvil). Para desplazarse este requiere combustible, pero no cualquier tipo, seguramente optarás por invertir en combustible premium, el cual es mejor para la maquinaria del vehículo.

Bien, pues sucede exactamente lo mismo con tu cuerpo. Todos los alimentos son fuente de energía. Sin embargo, al igual que los combustibles, existen algunos alimentos premium, que son los que no solo te brindan energía, sino que cuidan tu cuerpo y te dan ese extra que necesitas en los entrenamientos. Opta por consumir alimentos premium: nutritivos y saludables.

2 Cuenta de carbohidratos

Debes mantenerte al tanto de tu consumo de carbohidratos. Estos se encuentran presentes en los granos integrales, frutas, verduras y productos lácteos, y son fuentes deseables de combustible para el ejercicio.

Sin embargo, necesitan algo de tiempo para digerir, lo que permite una liberación lenta de energía. Los carbohidratos refinados, por su parte, como los que se encuentran en los dulces, bebidas deportivas y frutas secas, contienen azúcar y ofrecen a los músculos una fuente de energía rápida. Lo ideal para deportistas es equilibrar el consumo de ambos tipos de carbohidratos, para potenciar su desempeño.

3 Proteína

Consumir demasiada proteína puede contribuir a la deshidratación, así como a otros problemas potenciales para el atleta joven. Ingerir grandes cantidades de proteínas al final del día o no comer suficientes proteínas en el desayuno no es la manera más efectiva de cultivar y reparar los músculos. El consumo ideal de fuentes de proteínas saludables, como la carne, los huevos o los frijoles debe realizarse a intervalos espaciados a lo largo del día, en las tres comidas.

4 Hidratación

Beber muchos líquidos es fundamental, independientemente de si se tiene sed o no. Si ocurre deshidratación, puede afectar el rendimiento atlético y contribuir a los calambres musculares.

5 Todo es cuestión de tiempo

El tiempo cuando los deportistas comen es tan importante como qué y cuánto comen. Si un deportista se salta el desayuno o la comida, no tendrá la resistencia y la fuerza para entrenar. O bien, si un deportista ingiere grandes cantidades de comida al final del día, le será más complicado tener un peso óptimo para el deporte. Los deportistas deben hacer todo lo posible por desayunar, comer y cenar todos los días a la misma hora.

 

Fuente: USA Swimming

Comments

comments

Compartir