Correr es una actividad física cuya popularidad se encuentra en auge. Debido a su naturalidad (es una acción que aprendemos a realizar desde que somos pequeños), cada vez son más las personas que lo adoptan como su deporte o pasatiempo preferido.

Su práctica de forma constante tiene un gran número de beneficios. Sin embargo, se deben llevar a cabo ciertas medidas antes de convertirlo en nuestro entrenamiento predilecto. Entre ellos se encuentra conocer la importancia del calzado adecuado.

Te recomendamos: 5 tips de entrenamiento para mejorar la resistencia en corredores

Para poder sacar el mayor provecho de este deporte, a continuación te compartimos algunos puntos clave sobre el calzado que se requiere para correr:

1 Es necesario calzado especial para correr

Así es, si bien se puede correr incluso sin usar calzado alguno, no es lo más recomendable. Expertos tanto en deporte como en salud subrayan que es necesario el hecho de que los corredores utilicen calzado especial.

“Cualquier deporte que se practique necesita un calzado adecuado, porque el calzado está hecho en función de la superficie en que se realiza el mismo”, destacó el doctor Antonio Dalmau, miembro de la Sociedad Española de Traumatología en el Deporte.

“Es el elemento más importante para correr y el que te va a ayudar a hacerlo con salud y sin tener una lesión”, indicó por su parte Álvaro Yáñez, licenciado en Ciencias de la Educación Física y entrenador personal.

2 Tipo de calzado que se debe utilizar

Para conocer cuál es el calzado ideal se debe acudir a una tienda especializada para corredores, para realizar una prueba de pisada. Cabe aclarar que cada persona necesita un calzado especial adecuado a su tipo de pisada, entre otros factores, como:

-Peso del corredor
-Distancias que se va a correr
-Dureza o flexibilidad del pie
-Características y particularidades físicas
-Técnica de carrera y estado físico
-Terreno donde se va a correr
-Ritmo de carrera

3 Usar calzado inadecuado puede ocasionar lesiones

Utilizar un calzado que no sea el adecuado para nosotros puede llegar a provocar lesiones en las extremidades inferiores, e incluso en la cadera y/o espalda. “Primero empiezas con molestias, luego pasas al dolor y al final puedes acabar en lesión. Según cuanto tiempo uses las zapatillas inadecuadas, así será el daño causado”, señaló Yáñez.

De acuerdo con expertos, las lesiones más frecuentes por el uso de calzado inadecuado incluyen la tendintis y la fascitis plantar.

4 El calzado tiene cierto tiempo de vida útil

Al igual que todos los productos, el calzado para correr tiene una fecha de caducidad. Este debe ser renovado cada cierto de tiempo.

Según especialista, una fórmula para saber cuándo es el momento de cambiar el calzado es: si entrenas 3 días a la semana debes cambiarlo cada 8 o 9 meses; y si entrenas 4 o más días a la semana debe cambiarse cada 6 meses.

5 Consejos para mantenerlos en buen estado

Si bien se van a tener que cambiar cada cierto periodo de tiempo, existen recomendaciones de cuidado que ayudarán al calzado a tener un periodo de utilidad más prolongado. Los expertos recomiendan:

-No lavarlas en lavadora. Lo ideal es limpiarlas a mano, con jabón neutro y un cepillo.

-No llevarlas al gimnasio cuando hagamos ejercicios con mucho peso.

-Atar y desatar los cordones a la hora de ponerlas, es decir, no dejarlas con los cordones atados cuando estén en desuso.

-Secarlas bien después de cada entrenamiento y mantenerlas ventiladas.

 

Fuentes: The Huffington Post, En Donde Correr

Comments

comments

Compartir